El-precio-de-la-medicina


El éter indica un estado físico donde suele prevalecer la ausencia, un espacio-tiempo sin una definición sólida de futuro. Nuestro sistema de salud vive un momento de gran incertidumbre, sin un horizonte tangible que regularice sus potencialidades.

¿Cómo llegamos a esta situación tan difícil tras 60 años? El escenario de nuestra medicina cuenta con un guión bien pensado y probados resultados, basado en programas preventivos. Pero, ese sistema hoy se asemeja a un hogar con años sin mantenimiento; quiera Dios que revirtamos la situación antes de sucumbir en algún derrumbe. Ni en los años 90 vivió Cuba una crisis tan importante de medicamentos como la presente, donde lo más básico, una dipirona o un clorodiazepóxido, parece ser una utopía. La escasez ha generado una especie de mercado negro alrededor de las farmacias que, nadando dentro del marasmo de nuestras endémicas ne
cesidades, lucra con los precios de los productos.

Una alternativa de subsistencia parcial pudiese ser la generación de una red solidaria de intercambio de medicamentos vía internet. Hay grupos parroquiales de Whatsapp, que resuelven algunas necesidades puntuales por esta vía. ¿No podrían estos grupos y otros de la sociedad civil ser canales para multiplicar estas
ayudas?

La situación de sobrevivencia económica del país logra morder cualquiera de nuestras realidades. Estas fracturas se notan en la descomposición del sistema sanitario, en el médico que dice al paciente: “aquí confar en las ambulancias es jugarte la vida, mejor resuelve por tus medios el transporte al hospital”, o dentro del hospital, cuando debes mantenerte atento a los medicamentos prescritos, pues un ámpula de rocefín en la calle alcanza precios inimaginables y la necesidad saca a flote lo mejor y lo peor de las personas.

En ocasiones, los cubanos preferimos no entenderlo todo para no sufrir las consecuencias nefastas de quien se pregunta cómo es posible que en un hospital amanezca con goteras el salón donde se debía operar de urgencia a un paciente de peritonitis. Nuestro sistema sanitario debe dejar de intentar navegar con mucha gente detrás del buró, con discursos apologéticos que no enfrentan problemas que solo piden recursos.

Para revertir el deterioro, lo primero es ser consciente de su existencia y comprender que los más pobres son los más afectados, pues no cuentan con recursos suficientes para ser atendidos por una “amistad” en un instituto. Del éter sanitario podemos salir, pero necesitamos algo de combustible para la nave.

Ora con la Palabra

 

Domingo 28 de febrero: II de Cuaresma

 

Mc 9,2-10

“...Este es mi Hijo, el Amado, escúchenlo”.

Lunes:   Dn 9,4b-10 / Sal 79 (78) / Lc 6,36-38

“No juzguen y no serán juzgados…”.

Martes:   Is 1,10.16-20 / Sal 50 (49) / Mt 23,1-12

“...el que se rebaja, será puesto en alto”.

Miércoles:  Jr 18,18-20 / Sal 31 (30) / Mt 20,17-28

“...lo condenarán a muerte”.

Jueves:  Jr 17,5-10 / Sal 1 / Lc 16,19-31

“...no se convencerán”.

Viernes:  Gn 37,3-4.12-13.17-28 / Sal 105 (104) / Mt 21,33-43.45-46

“...tuvieron miedo del pueblo…”.

Sábado:  Mq 7,14-15.18-20 / Sal 103 (102) / Lc 15,1-3.11-32

“...estaba perdido y ha sido encontrado”.

INTENCIONES DE ORACIÓN DEL SANTO PADRE

                      PARA MARZO DE 2021

  El Papa nos pide orar por: El Sacramento de la Reconciliación

Recemos para que vivamos el sacramento de la reconciliación

con renovada profundidad, para saborear la infnita misericordia de Dios.

Suscripción al boletín

Si desea recibir la publicación en formato digital, solicítelo a la dirección: vidacristianaencuba@gmail.com.