Asamblea-Nacional-de-MisionLa Asamblea Nacional de Misiones está llamada a ser el colofón de un proceso reflexivo bien abarcador llevado a cabo por la Iglesia católica durante el último año. En medio de la crisis provocada por la pandemia, donde cualquier evento civil o eclesial parece tener un horizonte negro, Vida Cristiana se acerca al P. Dayron Hernández Martín de la diócesis de Holguín, secretario de la Comisión Nacional de Misiones, para conocer un poco más sobre el camino recorrido con la aspiración de llegar a El Cobre en julio del 2021.

Para usted, ¿cuáles fueron los elementos que más resaltaron en las asambleas diocesanas?

DH - Tuve la oportunidad de participar en las asambleas de 8 de las 10 diócesis y en ellas se planteaba la necesidad de formación y acompañamiento de los líderes de las pequeñas comunidades y los misioneros. Asimismo, elaborar programas formativos que incluyan contenidos humanísticos, teológicos, bíblicos y evangelizadores para dar mayor calidad a la acción de misionar.

¿Cuáles fueron los encuentros preparatorios que defnieron la ruta
de los delegados diocesanos al Cobre para vivir la Asamblea Nacional de Misiones?

DH - Más que hablar de encuentros preparatorios en todas las diócesis, prefero utilizar el término asambleas diocesanas. De las 11 diócesis existentes en Cuba, en 10 se realizaron estas asambleas. En lo referente a la espiritualidad que se trabajó en 5 diócesis, se exponía la necesidad de promover la oración por las misiones y las vocaciones misioneras, renovar el argot misionero, propiciar en los misioneros el encuentro con Jesús, atender la espiritualidad de los agentes pastorales que contribuyen con este servicio a la Iglesia, realizar retiros y acompañamientos personalizados, favorecer el reconocimiento del misionero como un bautizado en salida. En resumen, el peso está en la Formación, la Espiritualidad y en la Infancia-Adolescencia Misionera. Esto no significa que estas sean las únicas prioridades a nivel nacional, pues son temas por defnir en la Asamblea Nacional, donde no se piensa tanto en prioridades como en llamadas, tal cual sucedió en la Asamblea Nacional de Misiones del 2005: allí salieron 5 llamadas misioneras. Es deseable repetir ese proceso para la del 2020.

¿
Algún mensaje fnal que desee transmitir a nuestros lectores?

DH - Quisiera aprovechar esta charla para animar a la Iglesia a seguir orando por los frutos de todo este proceso que ha desembocado en una deseable y esperada Asamblea Nacional de Misiones. También exhortar a los misioneros a mantenernos en la búsqueda constante de formas para anunciar a Jesús, pues incluso en procesos tan difíciles de aislamiento como los que vivimos, hay que intentar sembrar la Palabra de Dios. Quisiera agradecer todo el esfuerzo que se está haciendo por las redes sociales para evangelizar; realmente teníamos muchos materiales colocados ahí que venían de Iglesias hermanas, pero debido al coronavirus, hemos visto la creatividad de todos los misioneros cubanos que han empezado a inundar las redes sociales con contenidos propios y eso nos demuestra un horizonte esperanzador de cara a mantener estas nuevas formas de misionar.

Ora con la Palabra

 

Domingo 22 noviembre:Solemnidad de Jesucristo, Rey del Universo

 

Mt 25,31-46

“Se sentará en el trono de su gloria y separará a unos de otros”.

Lunes:   Ap 14,1-3.4-5 / Sal 24 (23) / Lc 21,1-4

“Vio a una viuda pobre que echaba dos moneditas”.

Martes:   Ap 14,14-19 / Sal 96 (95) / Lc 21, 5-11

“No quedará piedra sobre piedra”.

Miércoles:  Ap 15,1-4 / Sal 98 (97) / Lc 21, 12-19

“Todos los odiarán por causa mía”.

Jueves:  Ap 18,1-2. 21-23; 19,1-3.9a / Sal 100 (99) / Lc 21,20-28

“Jerusalén será pisoteada por los gentiles”.

Viernes:   Ap 20,1-4. 11-21,2 / Sal 84 (83) / Lc 21,29-33

“Sepan que está cerca el Reino de Dios”.

Sábado:   Ap 22, 1-7/ Sal 95 (94)/ Lc 21,34-36

“Estén siempre despiertos”.

Suscripción al boletín

Si desea recibir la publicación en formato digital, solicítelo a la dirección: vidacristianaencuba@gmail.com.