Trastornos-mentalesCómo y por qué surgen los trastornos mentales son algunas de las interrogantes que muchas personas se hacen frecuentemente ante el incremento de casos nuevos. Lo cierto es que los trastornos mentales tienen una alta prevalencia en el mundo y constituyen causas de discapacidad y mortalidad en la población. Múltiples son las condicionantes que los generan y están en relación con la combinación de factores biológicos, psicológicos, sociales y ambientales.

Atendiendo a estos últimos, se pueden citar, por ejemplo, las poblaciones afectadas por sucesos estresantes como las guerras, los eventos climatológicos y los desastres naturales, y la existencia de grupos vulnerables alrededor del mundo, es decir, en condiciones de pobreza.

La migración, en tanto fenómeno natural que ocurre diariamente en el planeta, no deja de causar perturbación bajo cualquier circunstancia. La separación de los seres queridos, la ruptura de los lazos familiares, la violencia que se genera en el tránsito migratorio, el tratar de adaptarse a una nueva cultura y el hecho de sufrir discriminación social, económica y legal, así como enfrentarse a las malas condiciones de vida, provocan diferentes niveles de estrés y ocasionan la aparición de trastornos mentales.

De igual manera ocurre con grupos de personas que pertenecen a un contexto determinado, sometidas a condiciones de pobreza caracterizadas por el escaso acceso a los servicios de salud y educación, la insalubridad por precarias condiciones de vida, la escasez de agua y alimentos, sumado al poco apoyo estatal y gubernamental. Todo lo anterior acrecienta los riesgos de padecer desórdenes mentales. Es bueno destacar que estos últimos pueden contribuir a profundizar la pobreza; asimismo, la pobreza acrecienta el riesgo de sufrir de un trastorno mental.

Teniendo en cuenta estos aspectos antes señalados, la Organización Mundial y Panamericana de la Salud (OMS y OPS, respectivamente) han trazado estrategias para la solución de estas problemáticas a partir del reconocimiento de que los recursos disponibles para afrontar la enorme carga que representan las enfermedades mentales son escasos aún. Si a esto se suma la exclusión y discriminación que sufren las personas con estos trastornos, la situación es mucho más complicada.

La década de los noventa del siglo pasado fue protagonista, en la región latinoamericana, de la reestructuración de la atención psiquiátrica, caracterizada por la prestación de servicios descentralizada, participativa, integral, continua, preventiva y basada en la comunidad.

Diversas organizaciones no gubernamentales han hecho un llamado a la comunidad sanitaria mundial para mejorar y ampliar los servicios de salud mental en países con ingresos bajos y medios, y en especial en poblaciones vulnerables, víctimas de la pobreza y la marginación. La Agenda de salud en el período 2008-2017 se orientó a la participación de actores nacionales e internacionales para contribuir a la mejora de la salud. En Cuba, la reorientación de la psiquiatría a la comunidad ha constituido un logro importante al acercar los servicios de salud mental a la población, fundamentalmente a grupos vulnerables, previniendo la incidencia de trastornos mentales.

Ora con la Palabra

 

Domingo 9 de agosto: XIX del Tiempo Ordinario

 

Mt 14,22-33

“...iÁnimo, soy yo, no tengan miedo!”.

Lunes:  2 Co 9,6-10 / Sal 112 (111) / Jn 12,24-26

“Si alguno me sirve, mi Padre lo honrará”.

Martes:  Ez 2,8 al 3,4 L Sal 119 (118) / Mt 18,1-5.10.12-14

“...ése el más grande en el Reino...”.

Miércoles:  Ez 9,1-7;10,18-22 / Sal 113 (112) / Mt 18,15-20

“...allí estoy en medio de ellos”.

Jueves:  Ez 12,1-12 / Sal 78 (77) / Mt 18,21 al 19,1

“...hasta setenta veces siete”.

Viernes:   Ez 16,1-15.60.63 / Interlec. Is 12 / Mt 19,3-12

“El que pueda con esto, que lo haga”.

Sábado: Solemnidad de la Asunción de la Virgen María
Ap 11,19a;12,1-6a.10ab / Sal 45 (44) / 1Co 15,20-27a Lc 1,39-56

“...iBendita tú entre las mujeres...”.

Suscripción al boletín

Si desea recibir la publicación en formato digital, solicítelo a la dirección: vidacristianaencuba@gmail.com.