quintoCuaresmaWebA medida que nos acercamos a la semana de Pascua, los evangelios nos van ofreciendo, para nuestra meditación, dimensiones nuevas de lo que está sucediendo en torno a Jesús, y lo que vive en su intimidad.

En aquel tiempo no había medios de comunicación que al instante trasladasen una noticia de un lado al otro del universo. La forma de ponerse al corriente de algo nuevo era el rumor popular que se desplazaba de una ciudad a otra con los caminantes. La fama de Jesús había desbordado las fronteras de Palestina. Su manera tan sanadora de acercarse a las personas y de anunciar la llegada del reino de Dios, despertaba una gran esperanza. Unos griegos querían verlo y conversar con él.

A medida que se extendía la admiración del pueblo, también iba creciendo la hostilidad de las autoridades judías, que ya estaban estudiando la manera de eliminar a Jesús, mientras Él sentía la presión que lo iba cercando. Sabía que su manera de crear vida nueva lo iba a llevar a la muerte. Sin embargo, no conocía los detalles concretos y una gran angustia se iba encendiendo en su corazón. Se lo expresó con toda humildad a Andrés y Felipe, mas no se dejó paralizar. Una imagen del mundo campesino expresa maravillosamente cómo comprendía lo que le estaba sucediendo: se siente como un grano de trigo que se siembra en el surco y toda la  tierra cae sobre él hasta sepultarlo y hacerlo desparecer.

No todo acabará en ese fracaso estrepitoso. Conoce bien Jesús que en la semilla enterrada se gestará vida nueva y que en el momento propicio unas hojas verdes se asomarán en la tierra oscura y crecerá una nueva planta hasta dar mucho fruto. Invita a sus discípulos a que sigan sus pasos y no se dejen paralizar por las amenazas y la angustia. La muerte de Jesús y de sus seguidores será fecunda.

El Padre confirmó las palabras de Jesús con una voz que lo llenó de fortaleza y que hizo comprender a todos que lo glorificaba. La cruz atraerá la mirada de millones de personas a lo largo de la historia. Mucha gente sometida a muertes violentas o que sufren en silencio enterradas bajo fuerzas poderosas, verán en Jesús el amor que se acerca a nuestras cruces y sepulturas para darnos vida nueva.

ALIANZA NUEVA
(Jr 31,31-44)

Hará una alianza nueva
el Señor con Israel
para mostrarle que es fiel
con amor a toda prueba.
Y si el pueblo se subleva,
Dios le toma de la mano.
Más grande que el océano
es el perdón del Señor,
pues borra culpa y temor
cuando saca del pantano.

Mete tu ley en mi pecho
y escribe en mi corazón
para que cumpla en mi acción
tu justicia y tu derecho.
El hombre obtiene provecho
si se siente perdonado.
Porque tu amor nos ha dado
muestras de fidelidad
y persistente bondad
para absolver el pecado.

       Jesús Bayo Mayor, fms

Ora con la Palabra

 

Domingo 1 de marzo: I de Cuaresma

 

Mt 4,1-11

“...Adorarás al Señor tu Dios, y a Él solo servirás”.

Lunes:  Lv 19,1-2.11-18 / Sal 19 (18) / Mt 25,31-46

“Todas las naciones serán llevadas a su presencia...”.

Martes:  Is 55,10-11 / Sal 34 (33) / Mt 6,7-15

“...su Padre ya sabe lo que necesitan”.

Miércoles:  Jon 3,1-10 / Sal 51 (50) / Lc 11,29-32

“...será una señal para esta generación”.

Jueves:  Est 14,1.3-5.12-14 / Sal 138 (137) / Mt 7,7-12

“Pidan y se les dará...”.

Viernes:  Ez 18,21-28 / Sal 130 (129) / Mt 5,20-26

“...no saldrás de allí hasta que hayas pagado...”.

Sábado: Dt 26,16-19 / Sal 119 (118) / Mt 5,43-48

“...Él hace brillar su sol sobre malos y buenos...”.

Suscripción al boletín

Si desea recibir la publicación en formato digital, solicítelo a la dirección: vidacristianaencuba@gmail.com.