siganmeWebHerodes apresó a Juan Bautista por haber anunciado en el río Jordán la proximidad del Mesías enviado por Dios para liberar a su pueblo y por criticar su convivencia con la esposa de su hermano, además de otros atropellos que cometía.

Jesús no se dejó paralizar por esta noticia que aumentaba el miedo en toda la región. Dio un paso adelante en el camino anunciado por Juan: empezó a formar un grupo de amigos preocupados por la situación de la gente y abiertos a la acción de Dios. Ya Él se había encontrado con algunos de los futuros discípulos en las orillas del Jordán donde Juan bautizaba.

Se acercó Jesús primero a Pedro y Andrés, después a Juan y Santiago para invitarlos a acompañarlo en su misión. Él no puede anunciar la llegada del Reino de Dios solo, como uno de los tantos héroes televisivos que gracias a poderes mágicos resuelven los problemas que se van presentando. Anuncia algo muy diferente: el don del Reino de Dios que se mueve por la interioridad de las personas y las transforma para vivir unidas. Así reconcilia todo lo roto que entorpece la vida. Los discípulos que dejan todo y lo siguen ya son un ejemplo de la fuerza del Reino que une a los diferentes y crea una comunidad. Al acompañar a Jesús por las orillas del lago, constataban que los enfermos del cuerpo y del alma se sanaban,  la ilusión se encendía en los corazones, la gente salía de su tristeza y empezaban a vivir con esperanza.

Vemos que Jesús, al acercarse, no lo hace con una propuesta atractiva que hacer a los discípulos: ni grandes recursos, ni puestos privilegiados en una institución de prestigio, sino una vida itinerante y pobre, tan entregada a la gente que a veces no tienen tiempo para comer, ni lugar donde reclinar la cabeza.

Jesús no era preso del miedo a Herodes; no se dejó limitar por las explicaciones de las Escrituras que se realizaban en la sinagoga. Toda su persona trasmitía una alegre novedad y conectaba con los deseos más profundos de la gente. Por eso, los primeros discípulos no dudaron en dejarlo todo y seguirlo en una comunidad de servidores de la nueva vida que Él despertaba en el pueblo.

CONVERSIÓN DE NÍNIVE
(Jonás 1-5.10)

Los perversos ninivitas
recibieron a Jonás,
y se marchó Satanás
con sus propuestas malditas.
¿Celebramos las visitas
del profeta mensajero,
que nos predica certero
la verdad al corazón
y auténtica conversión
de un espíritu sincero?

 El Señor se compadece
de nuestras malas acciones,
y nos regala sus dones
si el ánimo desfallece.
Pues nuestro Dios se enternece
cuando nos ve decaídos,
quiere tenernos asidos
con su mano poderosa,
y con su voz bondadosa
dice que somos queridos.

Ora con la Palabra

 

Domingo 15 de septiembre: XXIV del Tiempo Ordinario

 

Lc 15,1-32

“...estaba muerto y ha vuelto a la vida, estaba perdido y ha sido encontrado”

Lunes: 1 Tim 2,1-8 / Sal 28 (27) / Lc 7,1-10

“...ni siquiera en Israel he hallado una fe tan grande”.

Martes:  1 Tim 3,1-13 / Sal 101 (100) / Lc 7,11-17

“...Es un gran profeta el que nos ha llegado”.

Miércoles:  1 Tim 3,14-16 / Sal 111 (110) / Lc 7,31-35

“...la reconocen en su manera de actuar”.

Jueves:  1 Tim 4,12-16 / Sal 111 (110) / Lc 7,36-50

“...Tu fe te ha salvado, vete en paz”.

Viernes:  1 Tim 6,2c-12 / Sal 49 (48) / Lc 8,1-13

“...ustedes tienen oídos para oír”.

Sábado: Ef 4,1-7.11-13 / Sal 19 (18) / Mt 9,9-13

“...Me gusta la misericordia más que las ofrendas”.

Otras noticias

 

Suscripción al boletín