espirituSobreMiWebEl evangelio de hoy muestra cómo el Espíritu Santo conduce la vida de Jesús después del bautismo. Así como "lo empuja" al desierto para ser tentado, ahora, superada la prueba inicial, lo lleva de vuelta a Galilea. Allí, en el norte del país, Jesús se da a sentir con palabras y hechos.
Visitar Nazaret, el caserío en que se había criado en las montañas, es natural. Allí está su madre, María, su parentela y sus vecinos. Pero hay novedades: ahora Jesús proyecta una imagen diferente. Los vecinos así lo perciben. Hay preguntas y expectativas: ¿qué relación hay entre el Jesús que regresa a Nazaret y el que había crecido allá? La curiosidad domina a los nazarenos.
Jesús quiere comunicar a sus compueblanos la misión que asumiera en el Jordán, al ser bautizado. Una misión que quiere vivir con estilo propio, identificado con la figura del Siervo de Yahvé, el misterioso personaje del que habla Isaías en varios poemas.
En la sinagoga de Nazaret, ante la comunidad reunida, Jesús se ofrece para hacer la lectura. Le presentan el libro de Isaías y escoge el pasaje a leer y comentar: Isaías 61,1-2. Con este texto de misión, Jesús presenta la otra cara de su identidad. Si en otros pasajes, el evangelio de Lucas destaca los momentos en que Jesús se identifica como el Hijo de Dios, aquí proyecta su condición de hermano de pobres y afligidos.
Jesús siente que en su persona se cumplen las Escrituras. Pero, Él asume como misión lo que entra en la "buena noticia": su envío a los pobres, a los cautivos y a los ciegos. Armado tan solo con la Palabra de su Padre, Él anuncia el acceso a los bienes mesiánicos a todos los desprovistos de derechos, de libertad y de conocimiento. Es el que proclama "el año de gracia del Señor" (Levítico 25,10), dejando fuera de su misión lo que huela a venganza, a desquite. Su encargo es anunciar el advenimiento de una gran misericordia. Es lo que tiene para dar, una buena noticia para todos. Las malas noticias no le corresponden. Él solo sabe de misericordia.
Como discípulo, ¿sigo a ese Jesús amigo de pobres y dejados de lado o parezco seguir a otro maestro?

 
AÑO DE GRACIA

Impulsaba a Jesús la fuerza inmensa
del Espíritu Santo, don de vida;
Galilea le da la bienvenida
con loas, alabanza y fama intensa...

Llega hasta Nazaret, que le dispensa
un lugar predilecto de acogida:
entra en la sinagoga y, enseguida,
proclama del Profeta la defensa...

"El Espíritu Santo, con su unción,
a los pobres del mundo me ha enviado
para dar evangelio con amor.

Soy Mesías de Dios, su consagrado,
y traigo a los esclavos redención
porque es Año de Gracia del Señor".
                  
                   Hno. Jesús Bayo, fms

Ora con la Palabra

 

Domingo 26 de enero: III del Tiempo Ordinario

 

Mt 4,12-23

“La gente que vivía en la oscuridad ha visto una luz muy grande...”.

Lunes:  2 Sm 5, 1-10 / Sal 89 (88) / Mc 3,22-30

““...se les perdonará todo a los hombres...”.

Martes:  2 Sm 6,12b-15.17-19 / Sal 24 (23) / Mc 3,31-35

“…¿Quiénes son mi madre y mis hermanos?”.

Miércoles:  2 Sm 7,4-17 / Sal 89 (88) / Mc 4,1-20

“...se les ha dado el misterio del Reino de Dios...”.

Jueves:  2 Sm 7,18-19.24-29 / Sal 132 (131) / Mc 4,21-25

“...al que produce se le dará más...”.

Viernes:  2 Sm 11,1-4ª.5-10ª.13-17 / Sal 51 (50) / Mc 4,26-34

“La tierra da fruto por sí misma...”.

Sábado:  2 Sm 12,1-7ª.10-17 / Sal 51 (50) / Mc 4,35-41

“¿Todavía no tienen fe?”.

Suscripción al boletín

Si desea recibir la publicación en formato digital, solicítelo a la dirección: vidacristianaencuba@gmail.com.