El evangelio de hoy del primer domingo de Cuaresma, presenta en apretada síntesis la predicación inicial de Jesús, precedida del dramático encuentro con eEl-ReinodeDiosestacercaweb
l demonio en el desierto.
Señala con toda claridad el evangelista San Marcos que fue el espíritu el que empujó a Jesús al desierto. El demonio aprovecha el escenario del desierto pero no es el dueño de ese espacio. El desierto es el lugar privilegiado para el encuentro con Dios y para el discernimiento de su voluntad sin las distracciones de la ciudad y del ajetreo cotidiano.
Superadas las tentaciones del desierto, Jesús, impulsado por el mismo Espíritu, se va a Galilea y allí comienza a proclamar la Buena Noticia de Dios. Añade Marcos un elemento que aumenta el dramatismo del momento. Es la prisión de Juan Bautista, el precursor. De alguna manera intuye Jesús que su propia misión tiene que ver con la misión del Bautista de preparar los caminos del Mesías.
En su propia persona Jesús siente que Dios mismo ha acercado su propuesta del Reino a esta historia. Ese acercamiento es completamente gratuito por parte de Dios. No es la premiación a su pueblo por comportamientos estelares. Dios acerca su bondad a nuestra tierra y esa bondad tiene rostro concreto. Es el rostro de Jesús, el Hijo predilecto, como declaró el mismo Dios en el bautismo de Jesús en el río Jordán.
El acercamiento de Dios es el contenido fundamental de la Buena Noticia proclamada por Jesús. Participa de la misma estructura de todas las intervenciones de Dios hacia nosotros. En la Creación, los seres humanos recibimos el regalo de todo lo creado
y al mismo tiempo fuimos encargados de cuidar y hacer crecer el regalo. No crece la
hierba solamente por la lluvia que Dios envía sino también por el trabajo humano
cultivando la tierra.
También esta buena noticia proclamada por Jesús exige una respuesta nuestra. El contenido de esa respuesta es la agenda que nos presenta la Iglesia en este tiempo de Cuaresma. Tiempo de conversión que incluye dos elementos fundamentales: renunciar a nuestros malos caminos y atrevernos a creer en la Buena Noticia.
Al acercarnos a la Palabra de Dios, encontraremos en ella la luz y la fuerza para resistir a las tentaciones que buscan desviarnos del camino de Jesús.

 

Ora con la Palabra

 

Domingo 8 de diciembre: II de Adviento

 

Mt 3,1-12

“...después de mí viene uno con más poder que yo...”.

Lunes: Inmaculada Concepción de la Stma. Virgen María 
Gn 3,9-15.20 / Sal 98 (97) / Ef 1,3-6.11-12 / Lc 1,26-38

“...Alégrate, llena de gracia...”.

Martes:  Is 40,1-11 / Sal 96 (95) / Mt 18,12-14

“...no quieren que se pierda ni tan solo uno...”.

Miércoles:  Is 40,25-31 / Sal 103 (102) / Mt 11,28-30

“...mi yugo es suave y mi carga liviana”.

Jueves: Nuestra Señora de Guadalupe, patrona de América 
Eclo o Sir 24,23-31 / Sal 67 (66) / Lc 1,39-45

“...¡Bendita tú eres entre las mujeres...!”.

Viernes:  Is 48,17-19 / Sal 1 / Mt 11,16-19

“...la sabiduría de Dios no se equivoca...”.

Sábado:  Eclo o Sir 48,1-4.9-11 / Sal 80 (79) / Mt 17,10-13

“...harán sufrir al Hijo del Hombre”.

Suscripción al boletín

Si desea recibir la publicación en formato digital, solicítelo a la dirección: vidacristianaencuba@gmail.com.