Marcos-129-39

Marcos comienza la narración del ministerio de Jesús destacando sobre todo su labor curativa. Vemos a Jesús caminando de pueblo en pueblo, sanando a muchos enfermos y expulsando demonios. El evangelio de hoy nos presenta la curación de la suegra de Pedro. No es una situación de vida o muerte. Pero Jesús la devuelve a su labor cotidiana.

Con frecuencia, se oye en la catequesis que Jesús hizo milagros de sanación y de expulsión de demonios para probar su divinidad. Algo así como presentar credenciales para conquistar la fe de la gente. Si esa fuera la principal motivación de los milagros, se hace difícil entender lo que nos dice Marcos después de la expulsión de varios demonios. “A estos no les permitía hablar, porque sabían quién era él ”.

Tenemos que buscar otras motivaciones más convincentes para los milagros de Jesús. Una pista nos la da Marcos cuando narra el comienzo de la predicación del Maestro: “El tiempo se ha cumplido y está cerca el Reino de Dios”. Los milagros no apuntan a la persona de Jesús, sino al Reino que se hace ya presente en su ministerio. Jesús está anunciándolo y no reclamando atención a su persona. Por eso lo vemos sacándole el cuerpo a los que lo buscan para endiosarlo.

La otra motivación la vemos en la observación que hacen muchas veces los evangelistas sobre el impacto que tienen en Jesús las necesidades de su gente. Lo mueven el sufrimiento, el dolor, las consecuencias de la enfermedad. El dolor de una madre viuda.La angustia de un padre ante la posesión diabólica de su hijo. La súplica de la mujer cananea por su hija perturbada.

Después de las curaciones, Jesús se retira a un lugar aparte para orar. Cuando los discípulos lo encuentran y le dicen que todo el mundo lo está buscando, Jesús no atiende a esa petición. Responde presentando lo esencial de su misión que es el anuncio de la buena noticia.

Al acercarnos a Jesús queremos también respetar esa actitud fundamental suya.Reconocerlo como el servidor del Reino. La fe no consiste en proclamarlo como Mesías. Hasta los demonios saben eso. La fe consiste en seguir sus huellas, ayudando también a sanar este mundo dividido y agobiado por tanta enfermedad y tanta injusticia.

ANUNCIAR EL EVANGELIO
(1 Cor 9, 16-19.22-23)
Cuando Evangelio anuncie
el que cumplirlo de verdad quisiera,
a sus dichos renuncie
y a elocuencia ligera,
para no hacer de Cristo una quimera.
Llagas tendrá en la boca
aquel predicador comprometido
cuya palabra evoca
el misterio escondido
del Señor que en la cruz está prendido.

Realiza este servicio
de manera gratuita, con pasión,
para dar beneficio
al débil corazón
y a quienes necesiten compasión.
Si alivias la dolencia
de tu prójimo y sanas su maldad,
si ejerces la paciencia
y muestras la bondad,
llevarás Evangelio en libertad.

Ora con la Palabra

 

Domingo 28 de febrero: II de Cuaresma

 

Mc 9,2-10

“...Este es mi Hijo, el Amado, escúchenlo”.

Lunes:   Dn 9,4b-10 / Sal 79 (78) / Lc 6,36-38

“No juzguen y no serán juzgados…”.

Martes:   Is 1,10.16-20 / Sal 50 (49) / Mt 23,1-12

“...el que se rebaja, será puesto en alto”.

Miércoles:  Jr 18,18-20 / Sal 31 (30) / Mt 20,17-28

“...lo condenarán a muerte”.

Jueves:  Jr 17,5-10 / Sal 1 / Lc 16,19-31

“...no se convencerán”.

Viernes:  Gn 37,3-4.12-13.17-28 / Sal 105 (104) / Mt 21,33-43.45-46

“...tuvieron miedo del pueblo…”.

Sábado:  Mq 7,14-15.18-20 / Sal 103 (102) / Lc 15,1-3.11-32

“...estaba perdido y ha sido encontrado”.

INTENCIONES DE ORACIÓN DEL SANTO PADRE

                      PARA MARZO DE 2021

  El Papa nos pide orar por: El Sacramento de la Reconciliación

Recemos para que vivamos el sacramento de la reconciliación

con renovada profundidad, para saborear la infnita misericordia de Dios.

Suscripción al boletín

Si desea recibir la publicación en formato digital, solicítelo a la dirección: vidacristianaencuba@gmail.com.