Mt-21-33-43

 El uso de las parábolas en el ministerio de Jesús tiene diferentes objetivos. Enseñan en lenguaje gráfico muchos de los misterios del Reino de Dios. Estas son parábolas pedagógicas. Por ejemplo, la parábola del sembrador, la parábola del grano de mostaza y la levadura, etc.

Pero algunas de las más espectaculares parábolas del Evangelio nacen en contextos de conflicto. Pensemos, como ejemplos, en la parábola del hijo pródigo y la del buen samaritano. A través de la parábola, Jesús invita, de manera menos agresiva, a sus adversarios a verse retratados en los personajes.

La parábola del evangelio de hoy, la de los viñadores asesinos, es una de las más dramáticas de Jesús, pues es prácticamente una profecía de lo que le sucederá. Él es el heredero del dueño de la viña y será asesinado en las afueras de la ciudad.

Se describe el cuidado y cariño que el dueño prodiga a su viña. Se la confía a los viñadores. La viña es el mundo y nosotros los viñadores. Somos administradores de un campo que no es de nuestra propiedad. Tenemos que dar cuenta de nuestra gestión.


A lo largo de la historia, el dueño de a viña envía a sus empleados a pedirnos cuenta de nuestra administración y a darle los frutos que le pertenecen. Estos emplea dos son los profetas que de tiempo en tiempo envía este dueño de la viña para darnos a conocer sus deseos y autorización. Los profetas nunca fueron bien recibidos en su propia tierra. Fueron perseguidos y muchos de ellos muertos.

Jesús se ve a sí mismo como el Hijo que es enviado por el Padre a confrontar a los viñado res asesinos. “Respetarán a mi Hijo”, piensa ingenuamente el Padre.Pero no es así. El colmo de la insolencia humana es el asesinato del Hijo.

Jesús anticipa el resultado de este rechazo por parte del pueblo escogido a su redentor. “Se les quitará el Reino y se le dará a un pueblo que produzca sus frutos”.La salvación ya no será propiedad exclusiva de los judíos. Se abren las puertas del Reino a los gentiles. Es decir, a todos los que no pertenecemos al pueblo judío. Esta parábola es un enfrentamiento claro, aun que no explícito en palabras, a las autoridades que rechazaron a Jesú
s.


LA VIÑA DEL SEÑOR
      (Is 5, 1-7)
Sencillos versos de amor
quiero cantar a la viña
que florece en la campiña
llena de vida y verdor.
Es mi amigo el viñador
que las cepas ha plantado
en un ameno collado
con atalaya, lagar
y un seguro valladar
que le sirve de cercado.

Con esperanza crecida
mi amigo espera la fruta,
pero el racimo se muta
en amargura indebida.
Si dan ácida bebida
las uvas como agrazones,
morirán las ilusiones
del viñador, y al mal vino
lo arrojará en el camino
con tristes lamentaciones.

Ora con la Palabra

 

Domingo 25 de octubre: XXX del Tiempo Ordinario

 

Mt 22,34-40

“...Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma…”.

Lunes:  Ef 4,32 al 5,8 / Sal 1 / Lc 13,10-17

“...la gente se alegraba por todas las maravillas que hacía”.

Martes:   Ef 5,21-33 / 128 (127) / Lc 13,18-21

“Es semejante a un grano de mostaza…”.

Miércoles:  Ef 2,19-22 / Sal 19 (18) / Lc 6,12-19

“...escogió de entre ellos a doce…”.

Jueves:  Ef 6,10-20 / Sal 144 (143) / Lc 13,31-35

“...al tercer día mi obra quedará consumada”.

Viernes:   Fil 1,1-11 / Sal 111 (110) / Lc 14,1-6

“...tocando al enfermo, lo curó y lo despidió”.

Sábado:  Fil 1,18-26 / Sal 42 (41) / Lc 14,1.7-11

“...el que se humilla será enaltecido”.

Suscripción al boletín

Si desea recibir la publicación en formato digital, solicítelo a la dirección: vidacristianaencuba@gmail.com.