Mt-15-21-28Muchos muros se están levantando entre los pueblos para separar a los diferentes, porque se les ve como una amenaza para la propia instalación, las creencias o los bolsillos. En el  evangelio de hoy, Jesús aparece rompiendo la frontera más grande de aquel tiempo. Los judíos pensaban que esa división era querida  por Dios porque ellos eran el pueblo escogido y no querían contaminarse con los extraños.

Jesús camina en el evangelio de hoy por tierras despreciadas, por Tiro y Sidón, que eran territorio “pagano”. Con frecuencia Jesús se alejaba de su tierra para ir a donde no fuese conocido, para  descansar, orar, conversar con los discípulos y discernir los nuevos pasos que debían seguir en su misión.

Jesús había venido para anunciar la llegada del Reino a su pueblo, pero en esta ocasión se encuentra con una mujer que surge de repente gritando mientras se acercaba a él y caía a sus pies, abatida por el dolor y movida por la esperanza. Su hija estaba enferma. Jesús se siente conmovido y no rechaza a la mujer. Escucha el dolor que lleva dentro. Su hija está enferma y pide su curación.

Evocando una escena familiar muy común, donde los perritos se movían entre las piernas de los familiares durante la comida, Jesús explica a la mujer que ha sido enviado para el pueblo judío, y que no es bueno echar a los perros el pan de los hijos. La mujer es tenaz en su petición y argumenta con las mismas palabras de Jesús. También los perritos se alimentan del pan que cae de la mesa. Jesús ha descubierto en una tierra pagana a una mujer que ama mucho, y ella ha sentido la confianza que inspira la persona de Jesús. Jesús reconoce que su fe es grande y la reenvía a encontrarse con su hija curada.

Jesús y la mujer han atravesado el muro que los separaba. Han abierto una brecha que seguirá creciendo durante los siglos.Gracias a la mujer cananea, Jesús ensanchó su misión más allá de lo previsto, y ella encontró la salud de su hija. El Reino llega para todos, desde el corazón de todos. Lo podemos encontrar en toda persona. ¿Por qué no escuchar los relatos de los que atraviesan los muros con historias de miseria, de exclusión y de exterminio? ¿Por qué no derribar esos muros
?

EXTRANJEROS JUSTIFICADOS
          (Is 56, 1-7)
Quien practica la justicia
obtendrá la salvación,
pues Dios otorga el perdón
que a todos nos benefcia.
Manda su Buena Noticia
a los pobres y extranjeros.
Envía sus mensajeros
a quien cumple su alianza
y mantiene la esperanza
en corazones sinceros.


Nos conduce al monte santo
donde revela su gloria
para que hagamos memoria
de su amor con nuestro canto.
El Señor nos quiere tanto,
cual hijos y servidores…
Los siervos somos señores,
y el forastero ha quedado
por amor justifcado,
igual que los pecadores…

Ora con la Palabra

 
  Domingo 27 de septiembre: XXVI del Tiempo Ordinario

Mt 21,28-32

“...después se arrepintió y fue...”

Lunes:  Jb 1,6-22 / Sal 17 (16) / Lc 9,46-50

“...el más pequeño de ustedes, es el más grande”.

Martes:   Dn 7,9-10.13-14 / Sal 138 (137) / Jn 1,47-51

“...tú eres el Hijo de Dios...”.

Miércoles:  Jb 9,1-12.14-16 / Sal 88 (87) / LC 9,57-62

“...te seguiré a dondequiera que vayas”.

Jueves:  Jb 19,21-27 / Sal 27 (26) / Lc 10,1-12

“...El Reino de Dios ha llegado a ustedes”.

Viernes:   Jb 38,1.12-21;40,33-35 / Sal 139 (138) / Lc 10,13-16

“...rechaza al que me ha enviado”

Sábado:  Jb 42,1-3.5-6.12-16 / Sal 119 (118) / Lc 10,17-24

“...sus nombres están escritos en el Cielo”

INTENCIONES DE ORACIÓN DEL SANTO PADRE

              PARA OCTUBRE DE 2020

El Papa nos pide orar por: La misión de los laicos en la Iglesia

Recemos para que en virtud del bautismo los fieles laicos,

en especial las mujeres,participen más en las instancias de

responsabilidad de la Iglesia.

Suscripción al boletín

Si desea recibir la publicación en formato digital, solicítelo a la dirección: vidacristianaencuba@gmail.com.