Lucas23 -35-43Es llamativo que el evangelio de hoy corresponda a la festividad de Cristo Rey, última del año litúrgico, cuando la liturgia busca destacar a Jesús como rey universal. Según Lucas, es su último diálogo con otro ser humano antes de morir. A continuación, entregará su vida al Padre con un grito.

Es el momento de mayor abajamiento: le infligen una muerte violenta e indigna con dos ladrones como únicos acompañantes. De un lado, el “malo”, quien se suma a los autores de la muerte de Jesús para burlarse y censurarle su fracaso en hacer valer sus derechos de Hijo de Dios. Del otro, el “buen” ladrón, que apuesta por la valía de Jesús y cree que, aun crucifcado, es rey, capaz de regir el ámbito que le pertenece como Hijo (“cuando llegues a tu reino”) y de acoger a quien ha sido sacado del juego social y condenado a desaparecer ignominiosamente (“acuérdate de mí”).

Al borde de la muerte, Jesús deja de lado su propio dolor para fjarse en el que sufre, prestar oído a su  última esperanza y asegurarle que no quedará fallida: “hoy estarás conmigo en el Paraíso”.Despojado de todo, aún es capaz de reconciliar al pecador con Dios y consigo mismo. El mundo marcó al ladrón como desecho y Jesús lo acoge y transforma. Desde el “trono” de la cruz reina, porque no abdica de su misión de reconciliar, trayendo al rebaño a la oveja crucifcada. Socialmente descalifcado, Jesús permanece como buen pastor, que ayuda al condenado a revertir el sentido de su existencia para regenerarlo como hijo de Dios y hermano de todos.

Quizás reconciliar sea la misión más compleja y, a la vez, la más humana que podamos realizar. Los diálogos por la paz entre países enfrentados se estancan. Los tratados de paz son abolidos. Los blancos de guerra más inviolables -niños y ancianos- son masacrados. Los acuerdos internacionales para cuidar del planeta no son frmados ni respetados. Los promotores de paz se desalientan por las treguas vulneradas. Los desavenidos se niegan la palabra y se maltratan. El género humano no pierde el gusto por la guerra y por su adrenalina.

Solo el que es capaz de reconciliar aun estando en la cruz es digno de reinar, de que le confemos nuestras vidas problematizadas, de reunirnos en hermandad y de hacernos descubrir que somos tan hijos e hijas como hermanos y hermanas.


UN REY UNIVERSAL
     (2 S 5,1-5)
Israel fue congregado
en Hebrón junto a su rey,
y David cumplió la ley
que el Señor le había dado.
Los ancianos han pactado
en presencia del Señor
recibir a aquel pastor
como jefe de Israel,
que será la imagen fel
del futuro Redentor.


Pues Jesucristo fue ungido
cual verdadero Mesías
anunciado en profecías
a Israel-pueblo-elegido.
Ahora ya se han cumplido
en Cristo-Rey-consumado.
Su Pueblo está congregado,
en abrazo universal,
y a la Patria celestial
se dirige esperanzado.

Hno. Jesús Bayo, fms

Ora con la Palabra

 

Domingo 12 de julio: XV del Tiempo Ordinario

 

Mt 13,1-23

“...este da y produce fruto...”.

Lunes:  Is 1,10-17 / Sal 50 (49) / Mt 10,34 al 11,1

“El que los recibe a ustedes, me recibe a mí...”.

Martes:  Is 7,1-9 / Sal 48 (47) / Mt 11,20-24

“iHasta el abismo te hundirás!”.

Miércoles:  Is 10,5-7.13-16 / Sal 94 (93) / Mt 11,25-27

“Todo me lo ha entregado mi Padre...”.

Jueves:  Is 26,7-9.12.16-19 / Sal 102 (101) / Mt 11,28-30

“...mi yugo es suave y mi carga ligera”.

Viernes:   Is 38,1-6.21-22.7-8 / Interl. Is 38 / Mt 12,1-8

“...quiero amor y no sacrifcios...”.

Sábado:   Miq 2,1-5 / Sal 10 (9) / Mt 12,14-21

“El los curó a todos...”.

Suscripción al boletín

Si desea recibir la publicación en formato digital, solicítelo a la dirección: vidacristianaencuba@gmail.com.