a-quien-iremosweb

Los seguidores de Jesús no constituían un grupo homogéneo. Estaba el núcleo más cercano a Jesús, los Doce, llamados desde el inicio de su ministerio público. Doce en referencia simbólica a las doce tribus de Israel. Después un grupo más numeroso, compuesto de hombres y mujeres que lo acompañan en sus correrías apostólicas y comparten con Él sus recursos, casi siempre escasos. Más en la periferia hay que situar a las personas que acuden a oir su predicación cuando pasa por cerca de sus aldeas. Acuden también a oírlo personas que no simpatizan con sus opciones: escribas y maestros de la Ley, fariseos y saduceos, incluso miembros de la guardia sacerdotal y funcionarios romanos.

Cuando Jesús hace un milagro significativo y contundente como la resurrección de un muerto o la multiplicación de los panes y los peces, el número de los seguidores aumenta. El largo discurso del pan de la vida sigue a esa escena de la multiplicación como la narra San Juan en el capítulo 6.

El evangelista nos dice que el mensaje de Jesús provocó reacciones muy adversas entre muchos de los que lo siguen. Es un lenguaje duro, difícil de comprender y de asimilar. Se capta que "comer la carne y beber la sangre" tiene connotaciones de compromiso y de sacrificio que no tienen nada que ver con los beneficios de seguir al hacedor de milagros.

Relata San Juan que muchos de estos seguidores de los tiempos buenos empiezan a no andar ya con Jesús. Se va reduciendo el grupo. Ante esta retirada cada vez más numerosa, Jesús confronta al grupo de sus seguidores más cercanos. "¿También ustedes quieren dejarme?" Esta pregunta nace del dolor de Jesús al verse incomprendido y rechazado.

Pedro, portavoz del grupo de los doce en los momentos más significativos del camino con Jesús, responde con la frase que encabeza esta mesa. "¿A dónde iremos? Tú tienes palabras de vida eterna".

Cuando la Iglesia ha atravesado momentos difíciles, de persecución externa o de crisis interna de horizonte y de sentido, muchas personas han abandonado sus filas. La seducción de otras ofertas religiosas menos exigentes o que prometen beneficios más tangibles pasa factura a la membresía de la Iglesia. Un seguimiento basado en simpatías hacia líderes humanos se quiebra cuando ellos nos defraudan. Las palabras de Pedro resuenan como una llamada a la fidelidad y a la permanencia.

Ora con la Palabra

 

Domingo 15 de septiembre: XXIV del Tiempo Ordinario

 

Lc 15,1-32

“...estaba muerto y ha vuelto a la vida, estaba perdido y ha sido encontrado”

Lunes: 1 Tim 2,1-8 / Sal 28 (27) / Lc 7,1-10

“...ni siquiera en Israel he hallado una fe tan grande”.

Martes:  1 Tim 3,1-13 / Sal 101 (100) / Lc 7,11-17

“...Es un gran profeta el que nos ha llegado”.

Miércoles:  1 Tim 3,14-16 / Sal 111 (110) / Lc 7,31-35

“...la reconocen en su manera de actuar”.

Jueves:  1 Tim 4,12-16 / Sal 111 (110) / Lc 7,36-50

“...Tu fe te ha salvado, vete en paz”.

Viernes:  1 Tim 6,2c-12 / Sal 49 (48) / Lc 8,1-13

“...ustedes tienen oídos para oír”.

Sábado: Ef 4,1-7.11-13 / Sal 19 (18) / Mt 9,9-13

“...Me gusta la misericordia más que las ofrendas”.

Otras noticias

 

Suscripción al boletín