De la mesa del director

Escrito por: P. Alberto García s.j.

Entre las personas a las que la Iglesia confía el cuidado pastoral de los cristianos (recuerden que "pastoral" viene de "pastor"), hay asalariados y hay pastores. Al hablarA-un-asalariado-no-le-impor
de "asalariados" no me refiero necesariamente a personas que reciben un salario o sueldo por su trabajo en la Iglesia. Uso la palabra en el mismo sentido que le da Jesús en este evangelio cuando contrasta las actitudes de los pastores y de los "asalariados". En la parroquia donde trabajo actualmente hay un grupo de laicos y laicas que reciben un sueldo por el trabajo que realizan. Sin excepción ninguna, la calidad del trabajo que hacen los coloca en un nivel muy distinto y superior al de los "asalariados" a los que se refiere Jesús.

 

 



Leer más...

Escrito por: P. Alberto García s.j.


Esta frase aparece al final del episodio de los discípulos que iban camino a Emaús. Al regresar a Jerusalén después del encuentro con Jesús, ellos cuentan lo que les Contaban-lo-que-les-habia-p
pasó en ese camino. La Iglesia en Cuba ha escogido ese pasaje de los discípulos de Emaús como el texto clave de referencia para su nuevo plan pastoral.

¿Qué es lo que nos toca hacer como cristianos misioneros? Mejor dicho, ¿qué nos toca ser como cristianos, ya que todo cristiano está llamado a ser misionero? Lo esencial, lo más importante, es ser contadores, no de cuentos, sino de experiencias.

 

 



Leer más...

Escrito por: P. Alberto García s.j.

Estaba-Tomás-con-ellos
En este segundo domingo de Pascua, la Iglesia nos invita a fijar nuestra mirada en la Divina Misericordia. La misericordia es la forma que asume el amor de Dios cuando se acerca a nuestra fragilidad. El corazón de Dios se conmueve ante nuestra miseria y se vuelca hacia nosotros en compasión.


Dios no nos tiene lástima, nos tiene compasión. La lástima muchas veces nos deja empantanados en el pasado. La compasión y la misericordia se dan en el presente mirando hacia el futuro.

Leer más...

Escrito por: P. Alberto García s.j.

No-sabemos-dónde-lo-habrán-
La primera reacción de los seguidores de Jesús ante el evento de su resurrección no es la alegría ni la euforia de la fe confirmada. Es el desconcierto. La piedra quitada de la entrada del sepulcro, la ausencia de los guardias, los lienzos que cubrían el cuerpo de Jesús tirados por el suelo: estas señales no son leídas en clave de resurrección. María Magdalena le da voz a su tristeza angustiada: "no sabemos dónde lo habrán puesto". Alguien se lo ha llevado del sepulcro.

Leer más...

Escrito por: P. Alberto García s.j.

domingoderamosweb
Las películas de la Pasión de Jesús nos muestran escenas impresionantes de la entrada de Jesús en Jerusalén. Es muy probable que la realidad no haya correspondido a estas producciones de Hollywood. Si nos hubieran encargado a nosotros, amantes del show y de la bulla, de este evento, sin duda alguna hubiéramos mejorado el producto final.

De todos los elementos mejorables, el más necesitado de corrección era el modo de transporte. ¡Por Dios! Un burrito. No sabemos a ciencia cierta la estatura de Jesús, pero no puedo imaginar nada menos dignificado que un hombre de estatura normal con las piernas casi tocando el suelo. Como mínimo una carroza. Hasta una procesión a pie rodeado de personas que lucieran importantes, no la caterva de desarrapados que eran su compañía habitual. (Bueno, algunos dirán: esa era la "Compañía de Jesús"...).

 



Leer más...

Escrito por: P. Alberto García s.j.

EL-QUE-SE-AMA-A-Si-MISMO-SE
Podrían escribirse volúmenes llenos de los disparates que se producen cuando citamos cualquier texto fuera de su contexto. Malo es que se digan disparates. Mucho peor cuando lo citado fuera de contexto se absolutiza. ¡Cuántos crímenes y cuántos abusos cometidos que han sido justificados por una selección no siempre bien intencionada de textos de la Biblia!

La frase que encabeza este espacio ejemplifica poderosa y peligrosamente las anteriores afirmaciones. Sin ninguna otra cualificación, Jesús parecería afirmar lo contrario de lo que Él mismo propone
como criterio del amor al prójimo: Amarás a tu prójimo como a ti mismo.

 



Leer más...

Escrito por: P. Alberto García s.j.

Prefirieron-la-tiniebla-a-l
Terrible condenación la de esta frase. Preferir la tiniebla y negar la luz. Creer que las tinieblas pueden ocultar la maldad de nuestras acciones y de nuestros corazones. Querer repetir el gesto de Adán y Eva en el jardín: "Me escondí porque estaba desnudo". Me escondí porque mis obras eran malas y los velos que me cubrían se rasgaron dejando al descubierto mi desnudez y mi vacío.

Nos escondemos y nos refugiamos en la tiniebla porque no podemos concebir que nadie saque a la luz lo que nos avergüenza para otra cosa que no sea el castigo y la condenación. Que mi vida quede expuesta a la luz de Dios sin que esa luz me consuma y destruya. Impensable.



Leer más...

Escrito por: P. Alberto García s.j.

No-convertiran-en-un-mercad
El sentido de pertenencia a una institución es algo muy saludable para la persona y para la institución. Cuando se da esa pertenencia sentida, a una persona "le duele" la institución, se apropia sus ideales y se identifica con sus proyectos. Si se trata de una institución religiosa, la pertenencia se hace aún más íntima y profunda. Esto también es bueno, aunque hay que introducir una nota de precaución. Una institución religiosa trata de traducir en prácticas y estructuras una dimensión de la vida que no se puede reducir ni identificar completamente con ellas. Dios no es "algo" que nosotros podamos controlar ni manejar a través de nuestros actos. Es un Alguien radicalmente distinto, otro, inmanipulable.

Leer más...

Ora con la Palabra

 

Domingo 11 de agosto: XIX del Tiempo Ordinario

 

Lc 12,32-48

“...donde está tu tesoro, allí estará también tu corazón”.

Lunes: Dt 10,12-22 / Sal 147 (146-147) / Mt 17,22-27

“...Entonces los hijos no pagan”.

Martes:  Dt 31,1-8 / Interlec. Dt 32,3-12 / Mt 18,1-5.10.12-14

“...ésta le dará más alegría...”.

Miércoles:  Dt 34,1-12 / Sal 66 (65) / Mt 18,15-20

“...allí estoy yo, en medio de ellos”.

Jueves: Solemnidad de la Asunción de la Virgen María
Ap 11,19a;12,1.3-6a.10ab / Sal 45 (44) / 1 Co 15,20-27a / Lc 1,39-56

“...iBendita tú eres entre las mujeres...”.

Viernes:  Js 24,1-13 / 136 (135) / Mt 19,3-12

“...lo que Dios ha unido, no lo separe el hombre”.

Sábado: Js 24,14-29 / Sal 16 (15) / Mt 19,13-15

“...no les impidan que vengan a mí...”.

Otras noticias

 

Suscripción al boletín