FelixVarelaFélix Varela, sacerdote ejemplar, calificado de “el primero que nos enseñó a pensar”, es un personaje muy controvertido. En las escuelas solo se enseña el Varela  independentista; sin embargo, el Varela sacerdote es casi olvidado, y su apostolado en los Estados Unidos, que ocupó la mayor parte de su vida, prácticamente ni se menciona en los textos de historia de Cuba.

El 20 de noviembre de 1788 nace Félix Francisco José María de la Concepción Varela y Morales. Su vocación sacerdotal le lleva a estudiar en el Seminario San Carlos y San Ambrosio. Con apenas 22 años recibe el diaconado y, en vísperas de cumplir los 23, es ordenado sacerdote de manos del obispo Juan José Díaz de Espada y Fernández de Landa.

En 1820, a raíz de cambios políticos en España, Varela marcha a ocupar un lugar en las Cortes de Cádiz. Mas sus posiciones le granjean conflictos y graves amenazas que le obligan a dejar su apostolado en Cuba y a exiliarse por el resto de su vida en los Estados Unidos de América.

En Norteamérica se dedica a escribir. Inicia la publicación del periódico El Habanero, primera manifestación revolucionaria de carácter periodístico entre los  cubanos. En él llama a los de la Isla a ocuparse de la suerte de la patria y actuar con energía para ser libres. Además trabaja en la segunda edición de sus Lecciones de filosofía, obra de la que se servían los alumnos de filosofía del Seminario.

Su obra cumbre, Cartas a Elpidio, dedicada a los jóvenes de Cuba, es iniciada en 1835. Con ella desarrollaría sus reflexiones acerca de temas relacionados con el bienestar del ser humano. La compuso en tres tomos: el primero trata sobre la impiedad; el segundo, la superstición; y el tercero, que no llega a publicarse, sobre el fanatismo. Se trata, pues, de una obra política con proyecciones ideológicas y sociales. Aunque el tema religioso estuviese presente, su objetivo no era tal. Su interés era dibujar para los jóvenes la nación a que aspiraba y alertar sobre males que pudieran abrirse paso en el país.

El 25 de marzo de 1853, con 62 años, Valera muere en San Agustín, La Florida. Tras la instauración de la República, sus restos son traídos a Cuba y depositados en el Aula Magna de la Universidad de la Habana, donde descansan. Ahí, en esta Casa de Altos Estudios se forjan los cubanos del futuro; es en su Aula Magna donde inician una nueva vida como futuros profesionales y nuevos caminos se les abren, llenos de retos y desafíos. Desde arriba Félix Varela los ilumina y los guía para que, en base a su fe o a sus propias convicciones, luchen por una patria cada día mejor. Como sacerdote, no se limitó a luchar por la religión católica, por la defensa de su fe, sino que lo hizo por toda la juventud cubana, para que fueran hombres y mujeres de bien.

Ora con la Palabra

 

Domingo 31 de mayo: Solemnidad de Pentecostés

 

Jn 20,19-23

“...sopló sobre ellos y les dijo: Reciban el Espíritu Santo...”.

Lunes: Santa María, Madre la Iglesia
 
Hch 1,12-14 / Interl. Jdt 13,18bcde.19 / Jn 19,25-27

“..ánimo, yo he vencido al mundo”.

Martes:  2 P 3,12-15a. 17-18 / Sal 90 (89) / Mc 12,13-17

“...a Dios, lo que corresponde a Dios”.

Miércoles:  2 Tim 1,1-3.6-12 / Sal 123 (122) / Mc 12,18-27

“...no es un Dios de muertos, sino de vivos”.

Jueves: Jesucristo, Sumo y Eterno Sacerdote 
Gn 14,18-20 / Sal 110 (109,1.2.3.4) /1 Co 11,23-26 / Lc 9,11b-17

“Todos comieron hasta saciarse”.

Viernes:  2 Tim 3,10-17 / Sal 119 (118) / Mc 12,35-37

“Mucha gente acudía a Jesús...”.

Sábado:  2 Tm 4,1-8 / Sal 71 (70) / Mc 12,38-44

“...no tenía más, y dio todos sus recursos”.

Suscripción al boletín

Si desea recibir la publicación en formato digital, solicítelo a la dirección: vidacristianaencuba@gmail.com.