juan23WebEntre los Papas del siglo XX existe uno que no puede ser ignorado: el Papa número 261 de la Iglesia católica. Para muchos es “el Papa bueno”; otros lo llaman por el nombre que escogió al ser elegido: Juan XXIII.

Angelo Giuseppe Roncalli nació el 25 de noviembre de 1881, en Bergamo, Italia, de  familia campesina. Desde que tuvo uso de razón su vocación al sacerdocio estuvo presente y el 10 de agosto de 1904 su sueño se cumpliría al ser ordenado sacerdote. Su misión de cuidar al rebaño recién comenzaba y no concluiría hasta ser el pastor universal.

Su labor pastoral fue diversa y prolífica. En 1921 es llamado a Roma para trabajar en la Congregación para la Propagación de la Fe. En 1925 Pío XI lo designa Visitador Apostólico de Bulgaria. En 1934, Delegado Apostólico para Turquía y Grecia. En 1944, Pío XII lo nombra nuncio de París, y ya en enero de 1953, Cardenal y Patriarca de Venecia. Contaba ya con 71 años.

El 28 de octubre de 1958, con 76 años de edad, ocupó la silla de San Pedro con toda disposición. Asume el nombre del apóstol Juan, el discípulo amado de Jesús, el que estuvo al pie de la Cruz junto a su madre y no lo abandonó. ¡Qué reto el suyo al tomar este nombre!
Para muchos este debía ser un Papa de transición. Tras un pontificado ajetreado como el de Pío XII, el siguiente sería tranquilo y sin cambios. Pero, en esta ocasión, la realidad sorprendió porque en el pontificado de Juan XXIII se llevó a cabo el evento más trascendental de la Iglesia Católica de los últimos 50 años. Nos referimos al nuevo Concilio Ecuménico, llamado Vaticano II. Con su paternal bondad, energía y vitalidad, el 25 de enero de 1959 convoca a todos los obispos del mundo para la celebración del Concilio, que da inicio a sus sesiones el 11 de octubre de 1962.

Juan XXIII no pudo ver la culminación de su obra, ya que la muerte lo sorprendió y fue llevado a la casa del Padre a poco de haberse iniciado el Concilio, el 3 de junio de 1962. Su pontificado él mismo lo calificó de “aggiornamento” o puesta al día de la misión de la Iglesia como preparación para responder con fidelidad a los nuevos desafíos apostólicos del mundo contemporáneo.
El 3 de septiembre de 2000, Juan XXIII fue beatificado por Juan Pablo II y el 27 de abril de 2014 canonizado por el Papa Francisco. Su festividad se conmemora el 11 de octubre, en honor a la apertura del Concilio Vaticano II.   

Su trayectoria fue la de un gran Papa, que en poco tiempo hizo mucho por la Iglesia para orientarla en medio de las circunstancias actuales. Desde arriba nos mira y guía nuestros pasos. Toda persona que ame la Iglesia debería acercarse un poco más a su figura y a su gran obra.

Fe de erratas: En el artículo “El diaconado permanente”, Vida Cristiana, Nº 2750 del 6 de agosto de 2017, se afirma que en la actualidad en las diferentes diócesis cubanas hay un total de 25 diáconos permanentes ordenados. En realidad, hasta el día de hoy se han ordenado 112 en 10 de las diócesis cubanas, de los cuales 86 se mantienen activos en el ministerio; pues algunos han emigrado, otros han muerto y dos han sido ordenados presbíteros tras enviudar. Agradecemos al diácono permanente Rvdo. José Miguel Gómez, de la diócesis de Cienfuegos, quien nos ha precisado el dato.

Ora con la Palabra

 

Domingo 31 de mayo: Solemnidad de Pentecostés

 

Jn 20,19-23

“...sopló sobre ellos y les dijo: Reciban el Espíritu Santo...”.

Lunes: Santa María, Madre la Iglesia
 
Hch 1,12-14 / Interl. Jdt 13,18bcde.19 / Jn 19,25-27

“..ánimo, yo he vencido al mundo”.

Martes:  2 P 3,12-15a. 17-18 / Sal 90 (89) / Mc 12,13-17

“...a Dios, lo que corresponde a Dios”.

Miércoles:  2 Tim 1,1-3.6-12 / Sal 123 (122) / Mc 12,18-27

“...no es un Dios de muertos, sino de vivos”.

Jueves: Jesucristo, Sumo y Eterno Sacerdote 
Gn 14,18-20 / Sal 110 (109,1.2.3.4) /1 Co 11,23-26 / Lc 9,11b-17

“Todos comieron hasta saciarse”.

Viernes:  2 Tim 3,10-17 / Sal 119 (118) / Mc 12,35-37

“Mucha gente acudía a Jesús...”.

Sábado:  2 Tm 4,1-8 / Sal 71 (70) / Mc 12,38-44

“...no tenía más, y dio todos sus recursos”.

Suscripción al boletín

Si desea recibir la publicación en formato digital, solicítelo a la dirección: vidacristianaencuba@gmail.com.