catequesisWebMuchas veces se piensa en el catequista como un simple maestro, mujer u hombre, y se acostumbra a ver la catequesis como una clase de tiza y pizarrón. Esta tradicional idea nos viene de un verbo griego, katekizo, relacionado con el acto de enseñar: "yo enseño". Pero... ¿cuánto conocimiento y qué adhesión del corazón hace falta para que un encuentro de catequesis sea "UN ENCUENTRO CON JESÚS"? Hacia ese "objetivo" queremos orientar nuestra catequesis: que siempre haya un encuentro cuyo centro sea Jesús.

De ahí surge una inquietud: ¿qué catequista necesita nuestra Iglesia hoy? Nuestros niños, por pobres que sean, viven en el mundo del videojuego, del ciberespacio, dominan los medios de comunicación con una habilidad que muchos adultos no poseen. Entonces, ¿cómo acercarse al corazón de ellos?, ¿cómo lograr que se enamoren de Jesús?

Necesitamos catequistas que sean mujeres y hombres de oración, que se fíen de Dios, que sean capaces de trasmitir el mensaje del evangelio en catequesis alegres y profundas, que partan de la realidad de la vida de los niños, que les ayuden a iluminar su propio ser y quehacer y los hagan volver renovados a la vida, enamorados y comprometidos con Jesús. El Plan de Pastoral, inspirado en Emaús, nos ofrece un buen ejemplo de la pedagogía de Jesús para vivirla en nuestros encuentros.

La Comisión Nacional de Catequesis ha preparado textos para la actividad con niños, según la pedagogía de Jesús, el Maestro, el Catequista, el Guía que nos conduce al Padre. Al revisarlos se encontrará "una experiencia humana". Toca al catequista presentarla creativamente con una escenificación, un juego, títeres, dibujos, rompecabezas, canciones, poemas, dinámicas, que provoquen un hecho de vida para reflexionar junto con los catequizandos, para invitarlos a escuchar qué nos diría Jesús en esa situación. La motivación siempre debe subordinarse al mensaje y no viceversa.

El catequista ilumina la realidad, proclamando la Palabra; utiliza el método de la Lectio y puede emplear formas de expresión escrita, oral y audiovisual; agradece, ora y concluye con actividades orientadas a la expresión de la fe y a los compromisos del niño, que pueden ser de comunicación visual o expresión plástica variada. Realiza así actividades de comunicación o expresión corporal y actividades de comunicación audiovisual o expresión dinámica, donde se potencia el lenguaje total en los niños y toda la persona se expresa y manifiesta.

Las comisiones diocesanas, además, preparan subsidios en los tiempos litúrgicos fuertes, que ayudan a vivir y profundizar el mensaje; talleres de formación en todas las áreas, que necesitan un catequista de hoy para ser guía, no un simple "profe". Los niños encuentran ese "algo" que los hace sentir distintos y se les propicia el encuentro con Jesús, el verdadero Maestro que nos conduce al Padre.

No abandones tu crecimiento personal como seguidor de Jesús.

Ora con la Palabra

 

Domingo 31 de mayo: Solemnidad de Pentecostés

 

Jn 20,19-23

“...sopló sobre ellos y les dijo: Reciban el Espíritu Santo...”.

Lunes: Santa María, Madre la Iglesia
 
Hch 1,12-14 / Interl. Jdt 13,18bcde.19 / Jn 19,25-27

“..ánimo, yo he vencido al mundo”.

Martes:  2 P 3,12-15a. 17-18 / Sal 90 (89) / Mc 12,13-17

“...a Dios, lo que corresponde a Dios”.

Miércoles:  2 Tim 1,1-3.6-12 / Sal 123 (122) / Mc 12,18-27

“...no es un Dios de muertos, sino de vivos”.

Jueves: Jesucristo, Sumo y Eterno Sacerdote 
Gn 14,18-20 / Sal 110 (109,1.2.3.4) /1 Co 11,23-26 / Lc 9,11b-17

“Todos comieron hasta saciarse”.

Viernes:  2 Tim 3,10-17 / Sal 119 (118) / Mc 12,35-37

“Mucha gente acudía a Jesús...”.

Sábado:  2 Tm 4,1-8 / Sal 71 (70) / Mc 12,38-44

“...no tenía más, y dio todos sus recursos”.

Suscripción al boletín

Si desea recibir la publicación en formato digital, solicítelo a la dirección: vidacristianaencuba@gmail.com.