VirgenBarajaguaWebHace más de cuatrocientos años los hermanos Rodrigo y Juan de Hoyos, junto al niño esclavo Juan Moreno, fueron a la bahía de Nipe en busca de sal. Allí encontraron flotando en sus aguas la imagen de la Virgen de la Caridad. El hato aborigen de Barajagua se convirtió así en el primer asentamiento, el primer lugar escogido en tierra cubana para tener la dicha de cuidarla y venerarla.

Desde febrero del 2012, Año Jubilar Mariano, al pasar por la ermita que está al lado de la carretera de Barajagua, se puede observar desde lejos una majestuosa imagen de casi tres metros de alto de la Virgen de la Caridad, obra del artista Ángel Luis Velázquez (Puchy).
Fruto de la constancia y el carisma de este artista surgió la obra que durante largas jornadas se levantaba frente a su vivienda en Calixto, poblado del municipio Majibacoa, provincia de Las Tunas. René Guerra, Bernardo Solo, Yudisner Rojas y Mario López colaboraron también en la monumental obra, hecha de hormigón y acero, inspirada en la Patrona de Cuba.

Desde el inicio de su construcción, la imagen llamó poderosamente la atención de los pobladores y de cuantos transitaban por la carretera que une las provincias de Holguín y Las Tunas.

En el habitual ir y venir en misión pastoral, el obispo de Holguín, Mons. Emilio Aranguren Echeverría, también se fijó en la labor de los escultores, se acercó para conocer quiénes eran los artífices sus motivaciones. Para su sorpresa, el autor lo invitó a que bendijera la imagen cuando estuviera terminada.

Aceptada la invitación, la noche del 5 de enero de 2012 cientos de personas se congregaron alrededor de la monumental imagen que fue develada y luego bendecida por el obispo. Varios de los lugareños expresaron que nunca habían tenido una vivencia similar, ni pensaron encontrar allí a tantos hermanos y vecinos reunidos.

Momentos después, la obra de arte fue donada por Puchy, su autor, a la ermita de Barajagua, a donde se trasladó con sumo cuidado por los obreros del obispado. Hoy, la imagen de la Virgen ha vuelto a su primera casa para quedarse por siempre con su pueblo, como hace 400 años.

Desde entonces ha sido lugar de peregrinación, tanto diocesana como nacional, y parada obligatoria para los que van al Cobre. Muchos se detienen brevemente para persignarse o hacer algún gesto de devoción; otros prefieren bajar de sus vehículos para dejar flores, encender velas o rezar ante la imagen llamándole "Virgen de la carretera".

En el año 2012 la Comisión Nacional de Monumentos acordó declarar Monumento Nacional de la República de Cuba al Paisaje Cultural del Cobre y sitios del camino de la imagen de la Virgen de la Caridad. Así se reconocieron como tales el Cayo de la Virgen y Barajagua, por conservar evidencias materiales del acontecimiento y, por ende, poseer un alto valor histórico, etnológico y etnográfico.

Ora con la Palabra

 

Domingo 1 de marzo: I de Cuaresma

 

Mt 4,1-11

“...Adorarás al Señor tu Dios, y a Él solo servirás”.

Lunes:  Lv 19,1-2.11-18 / Sal 19 (18) / Mt 25,31-46

“Todas las naciones serán llevadas a su presencia...”.

Martes:  Is 55,10-11 / Sal 34 (33) / Mt 6,7-15

“...su Padre ya sabe lo que necesitan”.

Miércoles:  Jon 3,1-10 / Sal 51 (50) / Lc 11,29-32

“...será una señal para esta generación”.

Jueves:  Est 14,1.3-5.12-14 / Sal 138 (137) / Mt 7,7-12

“Pidan y se les dará...”.

Viernes:  Ez 18,21-28 / Sal 130 (129) / Mt 5,20-26

“...no saldrás de allí hasta que hayas pagado...”.

Sábado: Dt 26,16-19 / Sal 119 (118) / Mt 5,43-48

“...Él hace brillar su sol sobre malos y buenos...”.

Suscripción al boletín

Si desea recibir la publicación en formato digital, solicítelo a la dirección: vidacristianaencuba@gmail.com.