caridadWebAnte el hallazgo de la bendita imagen de Nuestra Señora, la Virgen de la Caridad del Cobre, las diferentes posturas y opiniones entre los historiadores, antropólogos y demás especialistas van desde los que piensan que es pura leyenda hasta los que creemos que todo ocurrió como lo cuentan los testigos presenciales.

Lo cierto es que este descubrimiento y su posterior veneración constituyen el hecho religioso más importante de la historia del pueblo cubano.

Todo comenzó en 1612, cuando dos criollos de origen indio, los hermanos Rodrigo y Juan de Hoyos, y un niño de diez años, negro y esclavo, llamado Juan Moreno, fueron en busca de sal a las salinas de la bahía de Nipe. Después de ranchear en el Cayo Francés, salieron antes de salir el sol con el mar en calma. De pronto divisaron un bulto que flotaba sobre las aguas. Remaron hacia allí y distinguieron la imagen de la Virgen Santísima con un niño Jesús en los brazos, sobre una tablita pequeña que decía: "Yo soy la Virgen de la Caridad."
La llevaron entonces hasta el hato de Barajagua, en las minas de cobre, llamadas de Santiago del Prado, donde tuvo su primer altar.

Cuando, pasado un año, se quiso construir una ermita, el párroco celebró la Misa del Espíritu Santo para saber dónde ubicarla. Entonces vieron durante tres noches seguidas tres luces arriba en el Cerro de la Mina y allí se construyó la ermita.

Durante los siglos XVIII y XIX la devoción se extendió por toda la Isla, sin ocupar el primer lugar. Pero en la región oriental fue tan fuerte que el Arzobispo, San Antonio María Claret, le consagró en 1853 la provincia eclesiástica de Santiago de Cuba.

Al iniciarse las luchas independentistas, la Virgen de la Caridad fue para muchos luchadores el apoyo espiritual, de manera que cuando, en 1916, fue proclamada por el Papa Benedicto XV como Patrona de Cuba, daba respuesta a la solicitud hecha por un número representativo de los Veteranos de la Guerra de Independencia.

El Obispo de La Habana, Pedro González Estrada, dedicó la antigua Parroquia de Guadalupe a Nuestra Señora de la Caridad. Y, en 1931, el Arzobispo de Santiago de Cuba, Mons. Valentín Zubizarreta, inauguró el actual Santuario Nacional.

En 1936 se realizó la coronación canónica de ambas imágenes en la ciudad de Santiago.

El Papa Pablo VI declaró al santuario Basílica Menor y San Juan Pablo II, durante su visita en 1998, quiso volver a coronar la imagen para proclamarla Reina de Cuba.

La devoción a la Virgen de la Caridad es el factor aglutinante más importante del pueblo cubano. Los Papas Benedicto XVI y Francisco, así lo han reconocido y en sus visitas a Cuba, han venerado la bendita imagen y han rezado ante ella.

Ora con la Palabra

 

Domingo 31 de mayo: Solemnidad de Pentecostés

 

Jn 20,19-23

“...sopló sobre ellos y les dijo: Reciban el Espíritu Santo...”.

Lunes: Santa María, Madre la Iglesia
 
Hch 1,12-14 / Interl. Jdt 13,18bcde.19 / Jn 19,25-27

“..ánimo, yo he vencido al mundo”.

Martes:  2 P 3,12-15a. 17-18 / Sal 90 (89) / Mc 12,13-17

“...a Dios, lo que corresponde a Dios”.

Miércoles:  2 Tim 1,1-3.6-12 / Sal 123 (122) / Mc 12,18-27

“...no es un Dios de muertos, sino de vivos”.

Jueves: Jesucristo, Sumo y Eterno Sacerdote 
Gn 14,18-20 / Sal 110 (109,1.2.3.4) /1 Co 11,23-26 / Lc 9,11b-17

“Todos comieron hasta saciarse”.

Viernes:  2 Tim 3,10-17 / Sal 119 (118) / Mc 12,35-37

“Mucha gente acudía a Jesús...”.

Sábado:  2 Tm 4,1-8 / Sal 71 (70) / Mc 12,38-44

“...no tenía más, y dio todos sus recursos”.

Suscripción al boletín

Si desea recibir la publicación en formato digital, solicítelo a la dirección: vidacristianaencuba@gmail.com.