laicosWeb¿Qué es un laico? Cuando le hice esa pregunta a un conocido me respondió: alguien que no tiene fe. Casi me caigo para atrás. Pero, pensándolo bien, había razones para que esa persona respondiera así. En las últimas décadas, en Cuba se ha utilizado la palabra laico como sinónimo de indiferente, es decir, con total independencia o al margen de las confesiones religiosas o del hecho religioso.

Sin embargo, en la Iglesia la palabra laico tiene otro significado. Todos los que hemos sido bautizados en la fe católica somos laicos. Y lo somos por una llamada de Dios, es decir, una vocación. Quien ha sido bautizado, sea de pequeño o de grande, lo ha sido porque Dios lo ha llamado y lo ha querido llamar "hijo". Por lo tanto, el ser laico no es algo que se es por defecto, o porque no me aceptaron o eligieron para mejores o más importantes misiones. Somos laicos porque Dios lo ha querido así. Mientras no nos llame a otra vocación —sacerdote, diácono, etc.— nos quiere laicos, es decir miembros del pueblo creyente. Laico viene de "laos", palabra griega que significa "pueblo".

¿Cuál es la misión del laico? Alguien pudiera pensar que lo único que le toca al laico es ir a Misa y ayudar a los curas y a las monjas en todo lo que se hace en la Iglesia, en la comunidad. O hacer lo que ellos no pueden porque son muy pocos. Sin embargo, esa no es toda la verdad. El laico tiene una misión propia, que si no la realiza él, no la realiza nadie. Al laico le toca, preferentemente, hacer presente la manera de vivir de Jesús fuera de las paredes del templo, en la sociedad. Si el laico estudiante no hace presente el Evangelio en la escuela, ¿quién lo hará? Si el laico trabajador no hace presente las palabras de Jesús en la fábrica, en la oficina, o en el paladar, ¿quién lo hará? Si el científico, si el ama de casa, si el campesino -que son laicos- no manifiestan su fe y ayudan a sus compañeros a descubrir a Jesús y a obrar según los mandamientos, ¿quién lo hará? Esa es tu misión y la mía, que somos laicos.

Ora con la Palabra

 

Domingo 24 de octubre: XXX del Tiempo Ordinario

 

Mc 10,46-52

“...tu fe te ha salvado”.

Lunes:  Rm 8,12-17 / Sal 68 (67) / Lc 13,10-17

“...la gente se alegraba...”.

Martes:   Rm 8,18-25 / Sal 126 (125) / Lc 13,18-21

“Es semejante a un grano de mostaza...”.

Miércoles:   Rm 8,26-30 / Sal 13 (12) / Lc 13,22-30

“...muchos tratarán de entrar y no lo lograrán”.

Jueves:   Ef 2,19-22 / Sal 19 (18) / Lc 6,12-19

“...escogió a doce de ellos...”.

Viernes:   Rm 9,1-5 / Sal 147 (146-147) / Lc 14,1-6

“...se acercó al enfermo, lo curó y lo despidió”.

Sábado:   Rm 11,1-2a.11-12.25-29 / Sal 94 (93) / Lc 14,1.7-11

“...el que se humilla será ensalzado”.

Suscripción al boletín

Si desea recibir la publicación en formato digital, solicítelo a la dirección: vidacristianaencuba@gmail.com.