Discípulos-caminando-con-Je
Cuando hablamos de seguimiento y discipulado en un contexto marcado por el individualismo y la autorreferencialidad, nos puede parecer anacrónico querer poner de relieve el valor que, ya en la antigua Grecia, era condición para un crecimiento en espíritu y verdad.

Si enmarcamos el concepto de discipulado en la vida de nuestra Iglesia, nos podemos preguntar: ¿qué signifca ser discípulo hoy en Cuba?

Los evangelios emplean la palabra griega
akolouthíste (´seguir´). Pero este “seguir” puede tener teológicamente dos acepciones:

• Un seguimiento físico. Ir detrás de Jesús. Caminar detrás de Él por un tiempo.
• Un seguimiento existencial a la persona de Jesús. Adhesión y entrega a su llamado. Unión personal con Él, participar de su vida, su misión y su destino.

Para profundizar sobre este doble signifcado podemos establecer una analogía entre lo que ocurrió en la vida de Jesús y el cuestionamiento que esto nos provoca hoy.

Si hacemos una lectura detenida de los cuatro evangelios, encontramos multitudes que escuchan a Jesús y buscan sus milagros. En esta primera acepción vemos un seguimiento interesado, falto de gratuidad y de implicación existencial. Aquí podemos preguntarnos: ¿qué busco de Jesús?, ¿qué le pido?, ¿lo busco solo para mí?

En un segundo momento, encontramos a aquellos que son llamados explícitamente “discípulos” (Mc 1, 16-20). La novedad de este discipulado es el llamado del Maestro, a diferencia de los demás rabinos de la época. Por tanto, para ser discípulo de Jesús hemos de ser llamados por Él. Esta llamada no admite oposición ni demora (Mt 8,21-22; Lc 9,59-60). Seguir a Jesús como discípulo signifcaba dejar detrás casa, familia y medio de vida.

No se puede seguir a Jesús simplemente permaneciendo en casa, dedicado al estudio de sus enseñanzas, ni asistiendo a la iglesia para aprender de Él. El objeto principal de Jesús al llamar a los discípulos no era enseñarles la Torá (la Ley), sino hacerles experimentar y proclamar el reino de Dios. ¿Escucho la llamada de Jesús a su seguimiento? Y si es así, ¿qué me pide? ¿estoy dispuesto a renunciar a cosas por Él? ¿actúo en consecuencia?

Pero, ¿a quién llama Jesús? ¿Puede llamarme a mí, con mi edad, mis circunstancias, mi pecado?

La respuesta es sí. En el evangelio de Marcos Jesús llama a todo tipo de personas: pescadores (1, 17. 19), ricos (10, 21), publicanos (2,13-14), a la gente (8, 34. 10, 17). Así muestra que su nuevo proyecto de familia/comunidad no es excluyente. El discipulado es para todos. En Mc 15, 43-41 podemos contemplar a las mujeres al pie de la cruz, aquellas que antes lo seguían y lo servían.

La pregunta no ha de ser tanto: ¿qué es ser discípulo?, sino: ¿estoy dispuesto a escuchar y seguir a Jesús en su llamada? Solo poniéndonos a la escucha, respondiendo, desde nuestras entrañas, con un sí incondicional, y viviendo nuestro ser cristiano desde la gratuidad y no desde el mérito, podremos ser seguidores de aquel que es el camino, la verdad y la vida.

Ora con la Palabra

 
  Domingo 27 de septiembre: XXVI del Tiempo Ordinario

Mt 21,28-32

“...después se arrepintió y fue...”

Lunes:  Jb 1,6-22 / Sal 17 (16) / Lc 9,46-50

“...el más pequeño de ustedes, es el más grande”.

Martes:   Dn 7,9-10.13-14 / Sal 138 (137) / Jn 1,47-51

“...tú eres el Hijo de Dios...”.

Miércoles:  Jb 9,1-12.14-16 / Sal 88 (87) / LC 9,57-62

“...te seguiré a dondequiera que vayas”.

Jueves:  Jb 19,21-27 / Sal 27 (26) / Lc 10,1-12

“...El Reino de Dios ha llegado a ustedes”.

Viernes:   Jb 38,1.12-21;40,33-35 / Sal 139 (138) / Lc 10,13-16

“...rechaza al que me ha enviado”

Sábado:  Jb 42,1-3.5-6.12-16 / Sal 119 (118) / Lc 10,17-24

“...sus nombres están escritos en el Cielo”

INTENCIONES DE ORACIÓN DEL SANTO PADRE

              PARA OCTUBRE DE 2020

El Papa nos pide orar por: La misión de los laicos en la Iglesia

Recemos para que en virtud del bautismo los fieles laicos,

en especial las mujeres,participen más en las instancias de

responsabilidad de la Iglesia.

Suscripción al boletín

Si desea recibir la publicación en formato digital, solicítelo a la dirección: vidacristianaencuba@gmail.com.