Evangelio-de-Mateo
Según la mayoría de los biblistas, el Evangelio de Mateo nació en Antioquía de Siria, con una importante colonia judía y comunidad cristiana compuesta de cristianos de origen judío, judíos de cultura griega y cristianos venidos del paganismo. Había también sinagogas fundadas por escribas y fariseos, venidos de la Judea después de la destrucción de Jerusalén en el año 70.

Escrito entre los años 80 y 90 por un miembro erudito de la segunda generación, de origen judío y de habla griega, el Evangelio quiere poner en evidencia la identidad cristiana insistiendo en dos verdades: 1) Jesucristo, su enseñanza y actuar son el fundamento último y único de la identidad cristiana; 2) la
ekklesia, la Iglesia, es decir, la comunidad cristiana, es el nuevo Israel, el espacio donde se vive y desde donde actúa el discípulo de Jesús.

En Jesucristo, hijo de David, hijo de Abrahán (1,1) e Hijo de Dios se cumple lo anunciado en el Antiguo Testamento (A.T.). Él vino para ser el Emanuel, el Dios con nosotros (1,23); su nombre es Jesús, “porque él salvará a su pueblo de sus pecados” (1,21). Sobre la autoridad de Pedro (16,18-19) y de los apóstoles (18,15-20), Jesús fundó el nuevo Israel para que este llevara la buena noticia de la salvación a toda la humanidad: “Vayan, pues, y hagan discípulos a todos los pueblos…” (28,19-20).

Para el Evangelio de Mateo, la comunidad cristiana no es una copia de la sinagoga dirigida por los escribas y fariseos. Su destino es propagar universalmente el Reino de los cielos y sus exigencias (véanse los 5 discursos:
5, 1-7, 29; 9, 35-10, 42; 13, 3b-52; 18, 3-34 y 23, 1-25, 46), proclamados y realizados defnitivamente por Jesucristo en su misterio pascual (26-28). Ella vive y actúa según “todo lo que les he mandado” (28, 18), actualizando los principios de la ética establecida por el Maestro Jesucristo en el Sermón del Monte (5,1-7,29). Esa ética es más exigente que la del A.T. -“Han oído que se dijo […] Pero yo les digo….”- y más interiorizada que la de los escribas y fariseos: “Porque les digo que si su justicia no es mayor que la de los escribas y fariseos, no entrarán en el reino de los cielos.” (5,20, etc.).

El Evangelio quiere ser una verdadera catequesis de la misma comunidad, evidenciando sobre todo tres grandes verdades:
1)la comunidad cristiana ha de concebirse como una familia, como una verdadera fraternidad: “¿Quién es mi madre y quiénes son mis hermanos?” y, extendiendo su mano hacia sus discípulos, dijo: “estos son mi madre y mis hermanos. …” (12, 48-50); 2) una comunidad cristiana es auténtica cuando en su seno reinan verdaderas relaciones fraternas fundamentadas en la santidad y perfección del Padre (5, 43-48); 3) los maestros y profetas de la comunidad no pueden introducir ningún poder  mundano de dominación, pues “ustedes, en cambio, no se dejen llamar rabbi, porque uno solo es su maestro y todos ustedes son hermanos” (véase 23, 1-12). ¡Seamos también nosotros miembros de una auténtica comunidad cristiana!

Ora con la Palabra

 

Domingo 3 de julio: XIV del Tiempo Ordinario

 

Lc 10,1-12.17-20

“El deseo de paz de ustedes se cumplirá”.

Lunes:   Os 2,16.17b-18.21-22 / Sal 145 (144) / Mt 9,18-26

“Ánimo, hija, tu fe te ha salvado”

Martes:  Os 8,4-7.11.13 / Sal 115 (113 B) / Mt 9,32-38

“La mies es abundante, pero los trabajadores son pocos”

Miércoles: Os 10,1-3.7-8.12 / Sal 105 (104) / Mt 10,1-7

“Vayan a las ovejas descarriadas de Israel”

Jueves:   Os 11,1-4.8c-9 / Sal 80 (79) / Mt 10, 7-15

“Lo que han recibido gratis, denlo gratis”

Viernes:   Os 14,2-10 / Sal 51 (50) / Mt 10,16-23

“No serán ustedes los que hablen, sino el Espíritu de su Padre”

Sábado:   Is 16,1-8 / Sal 126 (125) / Mt 10,24-33

“No tengan miedo a los que matan el cuerpo”


Logo Red Mundial de Oración del Papa

RED MUNDIAL DE ORACIÓN DEL PAPA, JULIO 2022

El PAPA nos pide orar por los ancianos
pueblo, para que su experiencia
y sabiduría ayude a los más jóvenes a
mirar hacia el futuro con esperanza y responsabilidad.

Suscripción al boletín

Si desea recibir la publicación en formato digital, solicítelo a la dirección: vidacristianaencuba@gmail.com.