pueblaEl 28 de enero de 1979 se inauguró en Puebla de los Ángeles,
México, la Tercera Conferencia General del Episcopado Latinoamericano, convocada por Paulo VI, confirmada por Juan Pablo I e inaugurada por Juan Pablo II. En su discurso inaugural, el Papa nos da algunas pistas del ambiente en que se celebró esta conferencia: “Esta III Conferencia (…) deberá, pues, tomar como punto de partida las conclusiones de Medellín, con todo lo que tiene de positivo, pero sin ignorar las incorrectas interpretaciones a veces hechas y que exigen sereno discernimiento, oportuna crítica y claras tomas
de posición.” [Ciertas interpretaciones] “causan confusión al apartarse de los criterios centrales de la fe de la Iglesia y se cae en la temeridad de comunicarlas a las comunidades cristianas.”

A pesar de las personalidades y teólogos de la Iglesia universal que no fueron invitados a participar en esta conferencia, el Espíritu Santo sopló con fuerza y los resultados fueron mucho más alentadores que los previstos.

“La Evangelización en el Presente y el Futuro de América Latina”, fue el tema de esta conferencia y es una aplicación de la encíclica Evangelii Nuntiandi de san Pablo VI a nuestro continente.

Comunión y participación son dos palabras claves en el legado de Puebla, al igual que los principios con que los obispos latinoamericanos proponen llevar a cabo la evangelización en este continente:
1. Opción Preferencial por los Pobres: Necesidad de una conversión de toda la Iglesia a esta opción preferencial (ver nº 1124); descubre los rasgos del Cristo sufriente en los rostros concretos de los pobres del continente (ver 31 a 40);reconoce que ellos van adquiriendo protagonismo y organizándose para reclamar sus derechos con miras a su liberación integral (ver 1134). Se reconoce que el compromiso de miembros de la Iglesia con los oprimidos y el surgimiento de las Comunidades de Base han ayudado a descubrir su potencial evangelizador (ver 1147).

2. Opción Preferencial por los Jóvenes: La Iglesia confía en los jóvenes. Son para ella su esperanza. Ve en ellos un verdadero potencial para el presente y el futuro de su evangelización (ver1186) Desea que estos sientan que son Iglesia, experimentándolacomo lugar de comunión y participación; acepta sus críticas, sabiéndose limitada y haciéndolos gradualmente responsables en la capacitación de sus miembros hasta su envío como testigos y misioneros (ver 1184).

3. Opción de actuar con los constructores de la sociedad pluralista a favor de la persona a nivel nacional e internacional: El pueblo, a través de sus organizaciones propias, construye la sociedad pluralista y tiene conciencia de que la misión de la Iglesia es colaborar, a través del anuncio de la Buena Nueva, a una concientización general, de responsabilidad común frente a un desafío que exige la participación de todos (ver 1220 y 1245).

Sobre estas opciones y principios avanzó la evangelización en América Latina desde 1979 hasta que se retomó con nuevas experiencias y luces en la Cuarta Conferencia en Santo Domingo, República Dominicana, en 1992 y en la Quinta en Aparecida, Brasil, en 2007.

Ora con la Palabra

 

Domingo 21 de abril: Pascua de la Resurrección del Señor

 

Jn 20,1-9

“...iÉl ‘debía’ resucitar de entre los muertos!”.

Lunes:  Hch 2,14.22-23 / Sal 16 (15) / Mt 28,8-15

“...No tengan miedo”.

Martes:  Hch 2,36-41 / Sal 33 (32) / Jn 20,11-18

“...He visto al Señor y me ha dicho esto”.

Miércoles:  Hch 3,1-10 / Sal 105 (104) / Lc 24,13-35

“...Es verdad: el Señor ha resucitado...”.

Jueves:  1 P 5,5b-14 / Sal 89 (88) / Mc 16,15-20

“...anuncien la Buena Nueva a toda la creación”.

Viernes:  Hch 4,1-12 / Sal 118 (117) / Jn 21,1-14

“...se acercó, tomó el pan y se lo repartió”.

Sábado : Hch 4,13-21 / Sal 118 (117) / Mc 16,9-15

“...no le creyeron”.

Otras noticias

 

Suscripción al boletín