jubilacionWebUna de las grandes ventajas de su jubilación es que está usted libre de las presiones a las que tenía que enfrentarse en el trabajo. Esa libertad, solo podrá disfrutarla y utilizarla en su crecimiento personal y solidario si descubre y va en busca de su verdadera vocación.

Según Richard J. Leider y David A. Shapiro, autores que trabajan en el tema que nos ocupa, vocación se define como “el impulso interior de entregar nuestros regalos o dones en servicio de algo que nos apasiona y en un ambiente que está de acuerdo con nuestros valores”.

Ambos autores sugieren que, para que se nos revele nuestra vocación, debemos comenzar por hacernos tres preguntas:

-  ¿Qué regalo es el que yo hago de forma natural a los demás?
-  ¿Cuál, de entre los regalos que hago a los demás, es el que más disfruto?
-  ¿Qué regalo es el que he hecho con mayor frecuencia a los demás?

A partir de su respuesta a estas tres preguntas deberá buscar qué tipos de actividades se adecúan mejor a ellas, a sus posibilidades y circunstancias, para así experimentar si verdaderamente lo llenan de gratificaciones y satisfacción vital.

Por ejemplo, dos de las actividades que mayormente han descubierto las personas mayores como vocación son: emprender un trabajo de servicio a tiempo parcial, que ayude a los demás a mejorar su calidad de vida, y trabajar como voluntario, también a tiempo parcial, para un servicio de ayuda a los más necesitados.

Ahora bien, ¿cómo combinar armoniosamente el disfrute de su tiempo libre y de su vocación? Esto solo sucederá si la actividad que realiza satisface la mayoría de los siete criterios siguientes:

1. Usted tiene un interés sincero en ella.
2. Es un desafío.
3. Existe una sensación de realización o logro asociado al solo hecho de llevar a cabo una parte de ella.
4. Tiene muchos aspectos, por lo que no se vuelve aburrida.
5. Le ayuda a desarrollar alguna habilidad.
6. Puede usted sumergirse tanto en ella que pierde la noción del tiempo.
7. Le proporciona una sensación de autodesarrollo.

En fin, busque su vocación tenazmente y trate de realizarla. Así garantizará un uso muy satisfactorio de su jubilación y de su tiempo libre.

Ora con la Palabra

 

Domingo 18 de abril: III de Pascua

 

Lc 24,35-48

“...debe proclamarse en su nombre el arrepentimiento y el perdón...”.

Lunes:   Hch 6,8-15 / Sal 119 (118) / Jn 6,22-29

“...Él ha sido marcado con el sello del Padre”.

Martes:   Hch 7,51al 8,1 / Sal 31 (30) / Jn 6,30-35

“...Yo soy el pan de vida”.

Miércoles:  Hch 8,1-8 / Sal 66 (65) / Jn 6,35-40

“...yo lo resucitaré en el ultimo día”.

Jueves:   Hch 8,26-40 / Sal 66 (65) / Jn 6,44-51

“Yo soy el pan vivo que ha bajado del cielo”.

Viernes:   Hch 9,1-20 / Sal 117 (116) / Jn 6,52-59

“El que coma este pan vivirá para siempre”.

Sábado:  Hch 9,31-42 / Sal 116 (115) / Jn 6,60-69

“...nadie puede venir a mí si no lo concede el Padre”.

Suscripción al boletín

Si desea recibir la publicación en formato digital, solicítelo a la dirección: vidacristianaencuba@gmail.com.