El-sentido-de-la-vejezweb
El sentido de nuestra vida es la razón misma de nuestra existencia. Y además, define nuestra identidad actual.

Este sentido puede verse limitado o frustrado en la medida que nuestras metas y sueños no se hayan realizado o hayan sido afectados.

Nuestra etapa de la adultez mayor debemos verla como una fase de crecimiento personal y equilibrio emocional, donde se realiza el recuento y la valoración de lo que se ha vivido. Donde se experimenta la satisfacción por este largo vivir y por los logros alcanzados.

De esta manera, esta etapa final se define como la etapa de nuestra vida donde la aceptación y la integración armónica de todo lo experimentado nos debe llevar a la sabiduría y ésta a la serenidad.
Ahora bien, la vejez puede ser también, y al mismo tiempo, una etapa de duros cambios.

Para alcanzar esta realización personal, es muy importante conocer los posibles cambios, y las crisis que normalmente pueden generar los mismos. Tomar conciencia de ellos, es el primer paso para aprender a afrontarlos desde una firme actitud positiva.

Estas crisis pueden resumirse en tres:

La primera, la de identidad, estaría determinada sobre todo por la imagen que la persona mayor tiene de sí y de su autoestima. Esta imagen estaría afectada por el conjunto de pérdidas experimentadas de forma acumulativa, por la creciente soledad y decadencia general.


La segunda, la de pertenencia, se empezaría a vivir ya desde el momento de la jubilación, cuando las personas se retiran de la vida profesional, lo cual afecta directamente a la misma corriente vital. Si la adultez mayor se vive como una retirada absoluta de la participación social, de seguro se experimentará una "muerte social".


Y la tercera, la de autonomía, estaría caracterizada, sobre todo, por el aumento de la dependencia de los cuidados de los demás.
Podemos concluir repitiendo que, aunque en su vejez la persona, para vivir con serenidad y satisfacción, debe aceptar lo vivido sin arrepentimientos importantes y aceptar la muerte como el fin inevitable de su vida en esta tierra; para trascenderse a sí mismo y evitar el vacío de sentido que pueda presentársele, necesita también volverse al futuro y continuar con un proyecto de servicio a los demás según sus posibilidades, sin importarle lo pequeño y limitado que este sea. Para lograrlo es indispensable poseer un optimismo inteligente y flexible .

Ora con la Palabra

 

Domingo 14 de agosto: XX del Tiempo Ordinario

 

Lc 12,49-53

“No he venido a traer paz, sino división”.

Lunes: Solemnidad de la Asunción de la Virgen María
Ap 11,19a;12,1-6a.10ab/ Sal 45(44)/ 1Cor 15, 20-27a

“Primero Cristo como primicia; después todos los que son de Cristo”

Martes:  Ez 28,1-10/ Interleccional Dt 32/ Mt 19, 23-30

“Más fácil le es a un camello pasar por el ojo de una aguja,
que a un rico entrar en el reino de Dios”

Miércoles: Ez 34,1-11/ Sal 23(22)/ Mt 20,1-16

“¿Vas a tener tú envidia porque soy yo bueno?”

Jueves: Ez 36,23-28/ Sal 51(50)/ Mt 22,1-14

“A todos los que encuentren convídenlos a la boda”.

Viernes: Ez 37,1-14/ Sal 107(106)/ Mt 22,34-40

“Amarás al Señor tu Dios y a tu prójimo como a ti mismo ”

Sábado: Ez 43,1-7a/ Sal 85(84)/ Mt 23,1-12

“No hacen lo que dicen”

Suscripción al boletín

Si desea recibir la publicación en formato digital, solicítelo a la dirección: vidacristianaencuba@gmail.com.