mayorTrabWebAunque no hay una persona mayor "típica", la sociedad concibe a menudo la tercera edad de forma estereotipada, que puede inducir a discriminar personas o grupos simplemente por su edad.

A eso se le llama discriminación por motivos de edad, que posiblemente sea en la actualidad una forma de discriminación aún más generalizada que el sexismo o el racismo. Esto puede provocar que, al formular las políticas, se suponga que el gasto en las personas mayores es solo una sangría para las economías y se ponga énfasis en la contención del gasto.

Las suposiciones acerca de la dependencia debido a la edad ignoran las numerosas contribuciones que las personas mayores hacen a la economía.

Por ejemplo, una investigación en el Reino Unido, en 2011, calculó que, después de compensar los costos de pensiones, bienestar social y salud con las contribuciones realizadas a través de impuestos, gastos de consumo y otras actividades de valor económico, los adultos mayores hacían un aporte neto a la sociedad de casi 40 000 millones de libras.

Aunque no hay tantos datos disponibles en los países de ingresos bajos y medianos, el aporte de las personas mayores en estos contextos también es significativo. En Kenya, por ejemplo, el promedio de edad de los pequeños agricultores supera los sesenta años. Las personas mayores pueden, por tanto, ser fundamentales para mantener la seguridad alimentaria en Kenya y en otras partes del África subsahariana. En Zambia, alrededor de un tercio de las mujeres mayores son las principales proveedoras y cuidadoras de niños cuyos padres fallecieron por VIH o emigraron para trabajar.

Asimismo, en todos los entornos, sin importar el nivel de recursos, las personas mayores contribuyen en formas menos tangibles económicamente.

Las políticas deben estar diseñadas de manera que fomenten la capacidad de las personas mayores para hacer estas múltiples contribuciones.

Otra suposición común es que las necesidades crecientes por envejecimiento poblacional darán lugar a un aumento insostenible del gasto de salud. En realidad, el panorama no está tan claro: el envejecimiento de la población aumentará el gasto en salud, pero no tanto como se pensaba.

Condensado de "Informe mundial sobre el envejecimiento y la salud 2015" Organización Mundial de la Salud.

Ora con la Palabra

 

Domingo 3 de febrero: IV Ordinario

 

Lc 4,21-30

“...Ningún profeta es bien recibido en su patria”.

Lunes:  Hb 11,32-40 / Sal 31 (30) / Mc 5,1-20

“...cuéntales lo que el Señor ha hecho contigo...”.

Martes:  Hb 12,1-4 / Sal 22 (21) / Mc 5,21-43

“...Hija, tu fe te ha salvado; vete en paz...”.

Miércoles:  Hb 12,4-7.11-15 / Sal 103 (102) / Mc 6,1-6

“Jesús se admiraba de cómo se negaban a creer”

Jueves:  Hb 12,18-19.21-24 / Sal 48 (47) / Mc 6,7-13

“Fueron (...) a predicar, invitando a la conversión”.

Viernes:  Hb 13,1-8 / Sal 27 (26) / Mc 6,14-29

“Ordenó (...) que le trajera la cabeza de Juan”.

Sábado:  Hb 13,15-17.20-21 / Sal 23 (22) / Mc 6,30-34

“...estaban como ovejas sin pastor”.

Otras noticias

 

Suscripción al boletín